Alas para el campo, iniciativa para preservar a la mariposa monarca

A través de prácticas sustentables en las cosechas, corredores biológicos y jardines en la ciudad, se busca preserva el hábitat de familias de polinizadores, encargados de hacer que las plantas produzcan sus frutos

Al promover el cuidado de la mariposa monarca, también se busca la seguridad alimentaria. (Cortesía)

Ramón Rivera

Desde hace un año, BASF y la Sociedad Alemana de Cooperación Internacional (GIZ), con el apoyo de distintas organizaciones, la sociedad civil y el gobierno, lanzaron la iniciativa Alas para el campo, con la finalidad de promover el cuidado y protección de la mariposa monarca y otros polinizadores, debido a la importancia que tiene no solo evitar su extinción, sino en la sostenibilidad de la biodiversidad en la región de Norteamérica.

Las mariposas monarcas se encuentran en Estados Unidos y Canadá entre abril y agosto. Para sobrevivir al invierno, migran en septiembre y octubre a México y parte de California, en Estados Unidos.

En nuestro país, arriban a Michoacán y Estado de México, hibernan de noviembre a marzo, formando colonias en bosques de pino-encino y oyamel, a más de tres mil metros de altura; durante febrero y marzo se aparean y después regresan a Estados Unidos.

Visión sustentable

Mediante una videoconferencia se explicaron los detalles de este proyecto, que inició en abril de 2020, pero debido a la pandemia, hasta estas fechas se presentaron los avances del proyecto.

Ahí, se dijo que Alas para el campo está enfocada en la capacitación en las comunidades sobre agricultura sustentable, desarrollo de corredores biológicos y creación de jardines polinizadores en zonas urbanas, entre otros.

Se explicó que están trabajando en la preservación de las zonas de recorrido migratorio de la mariposa monarca, de la mano de los agricultores, la academia y las comunidades locales.

En la conferencia, Claus Wünschmann, presidente de BASF para México, Centroamérica y el Caribe; Marita Brömmelmeier, directora Residente de la Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable (GIZ) y Peter Tempel, embajador de la República Federal de Alemania en México, coincidieron en la importancia de impulsar estas acciones de manera conjunta, ya que de esta manera también se conserva la biodiversidad para las futuras generaciones.

Claus Wünschmann aseguró que al proteger, restaurar y promover el cuidado de la mariposa monarca, así como la biodiversidad, también se busca la seguridad alimentaria.

Recordó que Alas para el campo surgió con el propósito de contribuir a la preservación de la mariposa monarca, a través de la promoción de las buenas prácticas agrícolas y complementa el trabajo que ya se realiza en Estados Unidos y Canadá.

Por ello, dijo que este proyecto es el único que une a los tres países de la región de Norteamérica en la conservación de la mariposa monarca y otras especies de polinizadores, “en BASF creemos profundamente que la única manera de solucionar los retos globales es a través de las alianzas, en donde todos los actores participan, por eso ha sido tan importante los comunidades, oficinas de cooperación, gobierno, organizaciones de la sociedad civil, academia, aliados y nosotros, como sector privado”, puntualizó.

Por lo que reiteró que el trabajo en equipo, “es la única forma para un futuro más sustentable”.

En la conferencia de prensa, también intervinieron Alexandre Latorre, Soluciones Agrícolas de BASF para México, Centroamérica y el Caribe; Verónica Hernández, directora de Asuntos Corporativos y de Gobierno de BASF para México, Centroamérica y el Caribe, y Paulina Campos Monteros, de Gobernanza Ambiental de GIZ y José Manuel Cortés Beltrán, gerente Asuntos Regulatorios y Custodia de Producto AP BASF.

RRR


NOTAS MÁS VISTAS