'En la oscuridad' llega a Festival de San Sebastián; compite por Concha de Oro

La cinta ambientada en 1948, en una zona rural desolada por la guerra, en donde un grupo de partisanos resisten en los bosques contra la ocupación soviética.

'En la oscuridad', película de Bartas compite por Concha de Oro (Especial).

AFP

El Festival de Cine de San Sebastián lleva a cabo su edición número 68 siguiendo estrictas medidas sanitarias ante el covid-19. El certamen estrenó este martes Sutemose (En la oscuridad) de Šarūnas Bartas, uno de los cineastas más prominentes de Lituania, película en la que desmenuza la historia de su país y que es una de las 13 contendientes a la Concha de Oro de la selección oficial del festival.

La cinta se ambienta en 1948, en una zona rural desolada por la guerra terminada tres años antes, donde un grupo de partisanos resisten en los bosques contra la ocupación soviética, auxiliados por un granjero y su hijo adoptivo de 18 años, Unte.

A lo largo de la trama, el joven va perdiendo la inocencia y descubriendo los oscuros recovecos de cualquier conflicto: las traiciones, los celos, las mentiras, la brutalidad del opresor, pero también los pecados de unos partisanos ya desencantados, sucios y sin ínfulas heroicas.

"No es fácil hablar de la historia de tu propio país, para mi fue muy doloroso", dijo en rueda de prensa Bartas, de 56 años.
"Tengo un vínculo muy estrecho con ese periodo. Nací casi a la vez que mataran al último partisano. Mis abuelos y bisabuelos siempre me hablaban acerca de esta cuestión desde la niñez", añadió el cineasta, que en su anterior filme Frost (2017) trató el conflicto actual en Ucrania.

El Festival de San Sebastián contó también con la presencia virtual del aclamado realizador japonés Hirozaku Koreeda, productor ejecutivo de la cinta Any crybabies around? de su compatriota Takuma Sato.

La obra, estrenada en la víspera, trata sobre un joven padre que intenta recuperar a su exmujer y su hija tras aparecer desnudo y borracho en televisión.

"La historia me impresionó mucho, sobre todo el tercio final y me di cuenta de que podría ser una gran película", afirmó en teleconferencia Koreeda, imposibilitado de viajar a España por la pandemia del coronavirus.

El aclamado documental 'Courtroom 3H'

El español Antonio Méndez Esparza entró en competición con Courtroom 3H, una zambullida en el tribunal de familia de Tallahassee, la ciudad de Florida donde reside desde hace años.

Frente a las dos cámaras con las que rodó decenas de vistas se suceden padres desesperados y agobiados de problemas -pobreza, cárcel, marginación-, que pese a todo se esfuerzan por mantener la patria potestad sobre sus hijos.

El documental, presidido por un benevolente juez y unos esforzados abogados de oficio, recoge así el drama de niños maltratados, o la historia de un venezolano que consigue viajar a Florida desde Brasil para defender sus derechos sobre su pequeño hijo, colocado mientras tanto en una familia de acogida.

"Todo es fruto de la casualidad, de estar ahí", comentó el director madrileño en rueda de prensa, aseverando que "rara escena no era tensa" durante el rodaje.

Según explicó, al principio las familias se negaban a ser filmadas, pero pudo hacer su trabajo acogiéndose con éxito a la primera enmienda de la Constitución estadounidense sobre la libertad de expresión.

"Teníamos muchas limitaciones y muchas incertidumbres" sobre las historias que el equipo iba a encontrar, añadió Méndez Esparza, quien dijo creer en el cine "como una forma de descubrir" y no "de contar algo que me sé muy bien".

Poco conocido para el gran público, Méndez Esparza ostenta un notable palmarés en festivales y certámenes, con producciones que suelen tratar la cuestión migratoria, como Aquí y allá (2012), gran premio de la Semana de la Crítica en Cannes. 

amt

NOTAS MÁS VISTAS