Capulina era “sencillo, centrado en Dios y nunca le gustó meterse en problemas”: nieto del comediante

Oliver Henaine, nieto de Gaspar, habla sobre el proyecto El mundo de Capulina, que muestra detalles poco conocidos del comediante.

Capulina y su nieto | Cortesía
Ciudad de México /

¿Capulina era serio fuera del personaje? ¿Qué tal se llevaba con su familia? ¿Cómo era su casa? ¿Creía en Dios?, son algunas dudas que Oliver Henaine, nieto de Gaspar Henaine, responde en El mundo de Capulina, serie de videos que está teniendo gran impacto en YouTube (31 mil suscriptores) y Facebook (756 mil seguidores).

En entrevista con MILENIO, el pariente del comediante cuenta que este proyecto es una manera de preservar y compartir el recuerdo de su abuelo, fallecido el 30 de septiembre de 2011: “Para contar más detrás del personaje, para responder las preguntas que la gente hace”.

Para Oliver, el desarrollo de El mundo de Capulina le ha traído varias sorpresas, por ejemplo: conocer su pasado familiar. “Me di cuenta que no conocía quiénes eran los hermanos de mi abuelo; su hermana todavía vive, entonces quisiera entrevistarla”, revela.

“También ha sido ir conociendo su historia, porque cuando estaba vivo lo tenía ahí... Suele pasar que cuando tienes a la persona no la entrevistas, no entrevistas a tu mamá o papá, pero es padre descubrir su historia y pasársela a la gente”, agrega.

Además, el nieto de Capulina cuenta con el apoyo de su papá, Antonio Henaine, quien ocasionalmente aparece en los videos. “Son cosas que él y yo previamente hemos platicado, no hay muchas cosas que él cuente en cámara que yo no sabía. Es un ambiente bonito porque nos une como padre e hijo, pero también a veces se pone serio porque está recordando”, dice Oliver.

Gaspar, Oliver y Antonio | Cortesía
“Me sorprende cuando me encuentro a algún chavito en los comentarios que dice: ‘Tengo 14 años y me encanta Capulina’, pero justo ellos no me preguntan tanto, me preguntan más los papás. Yo siempre pienso que mi audiencia es de 25 años para arriba, pero de pronto te encuentras que te dicen: ‘Mándale un saludo a mi hijo’. Es un asombro de ver que los papás se lo están pasando a los hijos, que ellos están creciendo con Capulina y con los videos que estoy haciendo”, resalta.

Ante la pregunta de qué señalaría como la parte más importante en la vida de su abuelo, responde que “el tema de Dios”, y es que Capulina “tenía una relación cercana con Jesucristo, lo tomaba como su mejor amigo, y creo que eso influyó mucho en su forma de vida: fue esposo de una sola mujer, tuvo sus hijos, fue honrado en sus finanzas, cuidaba de no dar un mal ejemplo. Él es un ejemplo vivo de que lo que crees sí impacta en el tipo de vida que tienes”.

Él era como un niñote. Era alguien muy sencillo, centrado en Dios y nunca le gustó meterse en problemas”, afirma.

De su infancia junto a su abuelo, Oliver la atesora como una etapa “normal, no fue diferente. Lo que llegaba a ver de diferente es que de pronto lo estaban entrevistando de alguna revista o lo estaban buscando para algún reportaje o algo así. Pero realmente fue una infancia tranquila, pasaba tiempo con él, lo veíamos los domingos, comíamos juntos. Fue una infancia muy bonita porque estuve con él y lo disfruté”.

Oliver y su abuelo | Cortesía

Y revela el mayor recuerdo que tiene del comediante: “Terminaba de comer, se paraba y se iba a hacer su oración; iba caminando por toda la casa y lo veías que estaba orando. Eso se queda grabado”.

Además de este proyecto que revive y transmite la memoria de Capulina en redes sociales, Oliver confiesa que le “encantaría” poner un museo dedicado a su abuelo: “De hecho es más un proyecto de mi papá. Tenemos muchas cosas para museo padrísimas, y no solamente con cosas, sino hacer algo diferente, así como los videos que dejan algo espiritual en tu vida”.

Otro plan para dar a conocer el trabajo del cómico - que se encumbró con películas como Angelitos del trapecio (1959), El dolor de pagar la renta (1960) y Cada quien su lucha (1966) - a las nuevas generaciones es producir una bioserie. “La vida detrás del personaje un poco más dramática, pero familiar, que todos la puedan disfrutar. Es el proyecto más grande que traigo”, comparte el nieto.

Por último, en un ejercicio imaginativo, Oliver Henaine, que también conduce un podcast junto a su esposa enfocado en Dios, cuenta qué estaría haciendo su abuelo de vivir en estos tiempos de redes sociales: “Si tuviera mi edad, 30 años, le hubiera gustado hacer videos, más que ahorita se puede hacer lo que uno quiere y subirlo. Y hasta se hubiera vuelto muy creativo. Le hubiera gustado crear sketches”.


hc

  • Yair Hernández
  • juan.hernandez@milenio.com
  • (Azcapotzalco, 1994). Ya lo dijo Carpentier: “El periodismo es una maravillosa escuela de vida”.

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.