“De pequeño quería ser boxeador, me encantaban los trancazos”, José Luis Ponce, promotor cultural

Lado B

Ya sea con soldadura y cautín sobre metal, el cincel y marro sobre piedra o equipo sobre madera, José Luis disfruta el proceso de su trabajo y el resultado.

José Luis Ponce, artista y promotor cultural lagunero. (Especial)

Jorge Maldonado Varela

El artista y promotor cultural lagunero, José Luis Ponce, es un apasionado de la escultura al mismo nivel que le apasiona la naturaleza. Lo que más le gusta expresar son árboles en la parte que tiene que ver con la raíz; animales, así como rostros y el patrón de la figura humana, donde la figura femenina sobresale en sus obras resaltando sus labios. 

Así como gusta de crear formas tipo raíces, él ha crecido las suyas desde su infancia con el apoyo de su padre, quien en cada oportunidad sembró la semilla del arte con la creatividad como fruto. Ponce de pequeño inició con figuras de plastilina, al punto de hacer equipos de fútbol con todo y uniforme y zoológicos.

“Nace desde muy chico esta pasión por modelar y hacer cosas con mis manos. Inicié con plastilina, luego los años me permitieron usar otros materiales como la madera, que recuerdo cómo mi padre pedía pedacería de una carpintería frente a la casa y la convertía en robots o dinosaurios. Ya sea con soldadura y cautín sobre metal, el cincel y marro sobre piedra o equipo sobre madera, José Luis Ponce disfruta el proceso de su trabajo y disfruta el resultado, sobre todo, como buen artista disfruta que la gente tome la idea que él intentó reflejar". 

"De manera posterior se enfocó en la enseñanza de sus conocimientos con una serie de talleres de escultura para chicos y grandes, así como el modelado de figura humana, además de dedicarse a promover la cultura mediante una agencia cultural. El 17 de octubre de 2014 en Torreón fue su primera exposición individual nombrada “Las caras de Frida’’ en la galería interna del Instituto Municipal de Cultura y Educación (IMCE)".

¿Quiénes son tus ídolos en el mundo de la escultura?

Como artista todólogo, Leonardo da Vinci, mientras que en la escultura Auguste rodin.

¿Cómo fue que tu padre te encaminó hacia la escultura? 

Mi padre fue mi maestro porque él me enseñó a usar las herramientas. Para mí es un inventor, una persona muy inteligente que tiene su taller de herrería y nos hacía echar a volar la imaginación a todos los hermanos, dibujamos mucho, yo hacía más con la plastilina, yo siempre pedía ir a Chácharas y Juguetes para pedir 10 barras de plastilina de cada color. 

¿Qué concepto has tomado de lo que es la escultura?

Es la técnica en la que puedo hacer tangible todo aquel pensamiento o idea, dándole un espacio y volumen en nuestro universo. 

¿Hay alguna afición que hayas tenido además de la escultura? 

Siempre me ha gustado inventar cosas. De pequeño quería ser boxeador, me encantaban los trancazos, el box era uno de mis gustos más arraigados, al igual que la milicia y todo lo militar, desde pequeño acudí al Pentatlón.

¿Qué te impidió seguir con esos gustos? 

A los 16 años me detectaron un tumor en el cerebro y me cambió toda la vida porque eso me impedía seguir con mis sueños ‘guajiros’ que tenía del box y la milicia, por lo que me enfoqué en la ciencia y me formé como ingeniero bioquímico. 

¿Cómo es tu cosmovisión? 

Creo que en este universo todo se puede y es cuestión de poner los medios para llegar a los objetivos, disfrutar los momentos que se presenten porque no se volverá a repetir. 

¿Crees en los fantasmas? 

Creo en los entes y espíritus. Tengo mis razones para tener respeto a estas energías y entidades. He tenido experiencias en mi taller donde percibo una energía que me ha puesto la piel chinita. Veo que podemos estar viviendo en dos o más dimensiones porque ocupamos un espacio en el universo.

¿Cómo son tus creencias respecto a lo que pueda ocurrir después de la muerte? 

Pienso que puede haber situaciones donde el alma presente algo que se quede aquí, hay tantas personas que han tenido vivencias que me hacen creer que son seres que han estado vivos y están en medio de dos dimensiones. 

¿Qué es lo que más te motiva al momento de crear esculturas? 

Cada artista tiene sus motivos o musas al momento de crear. A mí lo que más me motiva es mi entorno, pensar en la naturaleza y en la naturaleza humana. Me llega la incógnita de cómo sería si fuera como los grandes artistas, que dicen tenían apoyo de algún psicotrópico para aumentar su visión del universo, pero yo no lo he utilizado, yo pongo música diferente según la obra que haga y el ánimo que tenga. 

¿Cuál es tu libro favorito? 

Soy muy técnico en las lecturas, me gusta el “The Answer” de John Assaraf y Murray Smith.

EGO

NOTAS MÁS VISTAS