Dos chefs se reencuentran para generar una experiencia gourmet entre amigos en San Miguel de Allende

Edición Fin de Semana

Después de ocho años, Alex y Paco vuelven a compartir la cocina para protagonizar el Meet and Greet the Chef en los restaurantes Tarragón y Antonia.

Amigos se reúnen para un encuentro gourmet en San Miguel de Allende | Especial

Adriana Jiménez Rivera

Después de ochos años de no cocinar juntos, Alex Cuatepotzo y Paco González se reencontraron para ofrecer una novedosa propuesta, en la que combinaron sus estilos para deleitar el paladar de sus comensales; primero en una elegante cena servida en el restaurante Tarragón, en la Hacienda San José Lavista, y después en un fresco y variado brunch en el restaurante Antonia en el corazón de San Miguel de Allende.

En realidad, la cita de los chefs fue más allá de compartir la cocina de ambos restaurantes, el origen del encuentro fue la amistad y respeto que los une desde hace varios años.

“Alex fue la persona que me dio la primera oportunidad de entrar a una cocina, fue mi primer chef, me dio mi primer trabajo cocinando; y ahí surgió una amistad, me enseñó varias cosas”, comparte el chef Paco, que después de varias experiencias en distintos restaurantes logra tener el propio. Por ello decidió compartir con su mentor la apertura de su sede, a solo 15 minutos del centro de San Miguel de Allende.


Un sueño hecho realidad

“Es una buena forma de empezar este concepto (su restaurante) por todo lo que lleva detrás, es como demostrarle todo lo que he logrado, decirle: tú me diste la oportunidad y ahorita estamos cocinando juntos, y ahora estamos haciendo cosas diferentes, pero aquí seguimos. Para mí es muy importante porque no me visualizaba a estos niveles, como él que tiene varios años en la cocina y tiene mucho reconocimiento; verme cocinando con él en mi propio restaurante es como un sueño realizado”, destacó el chef guanajuatense.

El comentario lo expresa después de haber preparado y ofrecido la cena en Tarragón, en mancuerna con Cuatepotzo, y haber escuchado “rico, rico, rico” de algunos de los 40 comensales que disfrutaron los platillos: Del rancho a la Trinidad, Tartar de búfalo de agua, Papillot de mero, Magret de pato Jerk y Canele de Bordeaux. Y previamente admiraron la puesta de sol desde la terraza del lugar.

“La idea de Tarragón es ofrecer un concepto diferente, por eso hemos preparado una experiencia que sea atractiva e inolvidable para nuestros comensales”, explicó el chef, antes de ceder la palabra a Alonso Barragán, su socio y experto en el terreno de la hotelería y restaurantes, quien añadió: “La idea es que la gente viva una versión de la campiña, pero moderna, que inicia dando la bienvenida a nuestros visitantes con una copa de vino para que disfruten del recorrido por el viñedo y todo su proceso; posteriormente disfruten la vista que tenemos y terminen degustando los platillos”:

Caminando entre los viñedos, el chef Paco comenta que todos los ingredientes para sus preparaciones son de la región, así como sus vajillas, pues parte de su objetivo “es dar a conocer lo que hay en San Miguel: los productos, los productores y mucho del trabajo de artesanía de la región del Bajío, porque queremos que la gente que nos visita conozca lo que hay en Guanajuato”, expresa.

Brunch en Antonia

El segundo punto de encuentro es en Antonia, el restaurante de Alex Cuatepotzo, que se distingue por la vista 360 que tiene, gracias a su ubicación en un sexto piso de la calle San Francisco número 57, donde se admiran los mejores paisajes de San Miguel Allende: desde su catedral hasta los valles que rodean la ciudad.

La cita para los chefs es a las 8 de la mañana, cuando el poblano da la bienvenida a su colega, todo está previsto para que una vez más alumno y mentor compartan su sensibilidad y creen juntos los platillos: fruta de la temporada, chilaquiles con mole poblano, molletes de chorizo con queso de cabra, tostada de aguachile de cama, aguachile negro de picaña, tosta de pan con salmón, panque de naranja con nata y pan francés de pulque con rompope, fue lo que sirvieron. El ambiente en la cocina es de amigos, las bromas brotan a cada instante, y también la responsabilidad del anfitrión cuando checa hasta el menor detalle de las preparaciones o supervisa los cocteles que formarán parte del brunch.

“Es la única forma de mantenerse, creando un buen ambiente de trabajo, siendo muy responsable y ofreciendo variedad, ahora tenemos un menú más casual”, dice Cuatepotzo, quien orgulloso comparte que pese a la pandemia “Antonia va bien, poco a poco, pero seguimos contando con la preferencia de la gente y estamos por cumplir cinco años”.

Los platillos lo demandan en la cocina, a donde regresa, no sin antes destacar que la experiencia de reencontrarse con el chef Paco “ha sido muy emotiva porque hay confianza y respeto. Anoche durante la cena, se vivió una experiencia muy especial; fue nuestro reencuentro después de tantos años que no estábamos juntos en la cocina, y cocinar y vivir esa comunión, además de esa empatía y respeto que nos tenemos. Ha sido una gran idea y una muy grata vivencia”, dice mientras los comensales empiezan a llegar y aprovechan el paisaje de San Miguel que distingue a Antonia para las selfies.

Claves

Tarragón Al Fresco

Ubicado dentro de la Hacienda San José Lavista, a 11 km de San Miguel de Allende, ofrece una propuesta culinaria de campo al aire libre y la experiencia de recorrer su viñedo.

Antonia Bistro

En el mero centro de San Miguel, el menú se basa en técnicas tradicionales, ingredientes locales y productos de alta calidad, combinados con la mejor vista de la ciudad.

​bgpa

NOTAS MÁS VISTAS