Mujeres británicas se aventuran a una carrera en el Polo Sur

Viajes

Jenny Davis y Wendy Searle, son las viajeras que se arriesgaron en esta intrépida aventura.

Foto: shutterstock

Tom Robbins

Hace unas semanas, dos mujeres británicas comenzaron una carrera hacia el Polo Sur esta semana, las dos compitieron con el objetivo de establecer un nuevo récord de velocidad en solitario.

Jenny Davis, jefa de grupo de abogados de Simec Atlantic Energy, y Wendy Searle, una funcionaria de prensa de alto nivel del Ministerio de Defensa, comenzaron sus recorridos el 21 de noviembre pasado en el Hercules Inlet, que se encuentra a alrededor de 700 millas (equvalente a cerca de 1,126 kilómetros) del polo.

Las dos mujeres llevaron a cabo su recorrido en esquís y viajaron “solas, sin apoyo y sin asistencia”, lo que significó que no usaron un cometa para propulsión ni aceptaron ningún tipo de reabastecimiento de comida. En vez de eso, arrastraron todo su equipo y suministros detrás de ellas en trineos.

​Su carrera es el resultado de la rivalidad del año pasado entre Colin O’Brady y Louis Rudd, un atleta profesional de Estados Unidos y un soldado británico, respectivamente. Ellos luchaban para realizar el primer cruce de todo el continente sin apoyo ni asistencia, un premio que al final se llevó O’Brady, quien superó a Rudd por dos días.

Searle, de Salisbury, fue la gerente de expedición de Rudd en el Reino Unido. Ahora a él le tocó desempeñar ese papel para ella. 

“Tengo 42 años, tengo cuatro hijos y me entrené para este viaje mientras trabajaba tiempo completo”, dice. “Hasta hace cinco años, cuando comencé a suministrar apoyo para organizar la logística de las misiones polares, nunca había considerado cruzar la Antártida y ni siquiera sabía esquiar. Realmente, si yo puedo hacer esto, cualquiera puede”.

El récord femenil actual lo estableció en 2016 Johanna Davidsson, una enfermera y aventurera sueca, en poco menos de 39 días. A la fecha, solamente siete mujeres han completado un viaje sin apoyo desde la costa al polo; el éxito depende mucho del clima.


Davis intentó la misma misión el año pasado, pero se frustró por las fuertes nevadas. Finalmente la tuvieron que transportar por aire desde un ice back a Chile después de enfermarse con peritonismo (una condición con síntomas similares a la peritonitis, una condición más grave que llevó a la muerte al explorador Henry Worsley, tres años antes).

Una tercera mujer británica también intentará hacer el mismo viaje, pero ella tendrá la mira en otro récord. Se trata de Mollie Hughes, de 29 años y quien vive en Edimburgo, y que espera convertirse en la mujer más joven en completar el viaje.


NOTAS MÁS VISTAS