Un paseo entre las favelas y las playas de Río de Janeiro

Viajes

La ciudad más hermosa de Brasil está enclavada entre montañas y bahías. En sus calles se han gestado importantes movimientos artísticos, con sabor carioca.
Mediante el paseo del Cristo Redentor que se hace en tren se puede observar todo el panorama de Río de Janeiro y de las ciudades vecinas (Cortesía).

José Antonio López Sosa

Río de Janeiro

En 1565 los portugueses fundaron la ciudad como San Sebastián de Río de Janeiro. Durante el siglo XIX fue, por algunas décadas, capital del Reino de Portugal, cuando la corona decidió escapar de las tropas napoleónicas e instalarse aquí. Fue, también, la primera capital de Brasil hasta la fundación de Brasilia, en 1960.

El mestizaje de los europeos –principalmente portugueses– con los grupos indígenas locales, así como la llegada de esclavos de África central, dieron paso a la sociedad carioca de hoy, tanto en su cultura, gastronomía y música, como en su religiosidad y cotidianeidad, que son diferentes del resto de Brasil.

De norte a sur

El norte y el sur de la ciudad están separados por la reserva ecológica urbana más grande del mundo, el parque nacional Tijuca, donde se encuentra el famoso Cristo Redentor del cerro del Corcovado. El norte es la parte industrial y trabajadora; el sur, la parte bohemia donde las playas y barrios de Ipanema y Copacabana reflejan un paraíso vuelto ciudad.

Puedes realizar estos dos paseos panorámicos: al Cristo Redentor, mediante el tren que sale desde el barrio de Cosme Velho, o el teleférico al famoso monte Pan de Azúcar que sale desde el barrio de Urca.

En ambos paseos se observan impresionantes panorámicas de Río de Janeiro, de las ciudades vecinas como Niteroi, de las bahías y de la inmensidad del Océano Atlántico en esta latitud.

Cultura, música y arte

La música es de las experiencias más intensas que se pueden vivir, al norte la samba y al sur la bossa nova la que, gestada en la década de los años 70, representó forma elegante y romántica de interpretar la samba. 

La cultura, arte y urbanismo tienen un sitio privilegiado en esta ciudad, y los puedes descubrir ya sea en una de las favelas pacificadas, como la de Santa Marta, con su moderno funicular y la plaza de Michael Jackson, o en el centro de Río, en el Teatro Municipal, con su extensa temporada de óperas. 

También hay más de una decenas de museos que explican con claridad la evolución de la sociedad carioca, así como sus personajes históricos.

El estadio Maracaná

Su nombre real es Mário Filho, y es, sin duda, un sitio histórico para el deporte mundial, seamos o no aficionados al futbol. Varios días a la semana, hay juegos de la liga brasileña o de la liga carioca y los precios de entrada son muy económicos. Este es, en realidad, un museo vivo del fútbol mundial.

Gastronomía carioca

La cocina es muy diversa y se basa en la carne en espadas, ya conocida a nivel mundial. En esta región de Brasil el pescado y los mariscos son también de excelente calidad. Vale la pena cenar en "Garota de Ipanema" en el corazón de Ipanema, lugar donde Tom Jobim y Vinicio de Moraes compusieron esa tremenda pieza musical; en cualquiera de los restaurantes de la zona de Lapa --corazón de la vida nocturna de Río– o bien, en las churrasquerías que están frente al mar en Copacabana o en el centro de la ciudad.

Lo que debes saber

Cómo llegar

La mejor opción es LATAM Airlines. Desde la CDMX tienen un vuelo diario a Sao Paulo que se conecta de forma muy rápida y eficiente a Río de Janeiro.

 Vista: latam.com/es_mx/

A dónde llegar 

Los hoteles tienen altas ocupaciones y altos precios casi todo el año, es más recomendable rentar con la empresa Rio Exclusive, que tiene condominios y casas de lujo. 

Más información en: rioexclusive.com/es

Bossa Nova 

La plataforma Airbnb tiene una experiencia llamada Secrets of Bossa Nova donde Cecelo, un músico profesional explica la historia y evolución del género en su estudio, a unas calles de donde viviera Tom Jobim

www.airbnb.mx/experiences/73158

Los básicos 

Los mexicanos no necesitamos visa para viajar a Brasil, solo pasaporte con vigencia mínima de 6 meses. Vacúnate contra la fiebre amarilla. La moneda es el real, y 1 equivale a 5.30 pesos mexicanos. 

El gentilicio carioca

significa en lengua tupí "hombre de fuera", así le llamaban a los mestizos y europeos en la región. 


NOTAS MÁS VISTAS