Hombre que desechó 500 vacunas anticovid en EU creyó que "mutarían" el ADN humano

Steven Brandenburg aseguró que dejó echar a perder las más de 500 dosis de la vacuna de Moderna porque creía que "provocarían mutaciones" en la gente debido a su composición por ARN mensajero; las dosis caducas valían hasta 11 mil dólares.

Steven Brandenburg desechó más de 500 dosis de la vacuna contra el covid-19 de Moderna. (AP / AFP)
Editorial Milenio
Madison, Wisconsin /

Un farmacéutico de Wisconsin, convencido de que el mundo se estaba "derrumbando", le dijo a la policía que trató de arruinar más de 500 de dosis de la vacuna contra el covid-19 de Moderna porque creía que las inyecciones mutarían el ADN de las personas, según documentos judiciales publicados el lunes.

La policía de Grafton, a unos 32 kilómetros al norte de Milwaukee, arrestó a Steven Brandenburg, farmacéutico de Advocate Aurora Health, la semana pasada luego de una investigación sobre los 57 viales estropeados de la vacuna Moderna, que según las autoridades contenían dosis suficientes para vacunar a más de 500 personas. Los cargos están pendientes.

"Se había formado la creencia de que no eran seguros", dijo el fiscal de distrito del condado de Ozaukee, Adam Gerol, durante una audiencia virtual. Agregó que Brandenburg estaba molesto porque él y su esposa se estaban divorciando, y un empleado de Aurora dijo que Brandenburg había llevado un arma al trabajo dos veces.

Un detective escribió en una declaración de causa probable que Brandenburg, de 46 años, es un teórico de la conspiración admitido y que le dijo a los investigadores que intencionalmente trató de arruinar la vacuna porque creía que podría dañar a las personas al cambiar su ADN.

La información errónea sobre las vacunas contra el covid-19 ha aumentado en línea con afirmaciones falsas que circulan sobre todo, desde los ingredientes de las vacunas hasta sus posibles efectos secundarios.

Una de las primeras afirmaciones falsas sugirió que las vacunas podrían alterar el ADN. Las vacunas Pfizer y BioNTech, así como la vacuna Moderna, se basan en ARN mensajero o ARNm, que es una tecnología bastante nueva utilizada en vacunas en las que los expertos han estado trabajando durante años.

Las vacunas de ARN mensajero ayudan a entrenar al sistema inmunológico para identificar la proteína de pico en la superficie del coronavirus y crear una respuesta inmune. Los expertos han dicho que son falsas las afirmaciones de que las vacunas pueden modificar genéticamente a los seres humanos.

El director del grupo médico de Advocate Aurora Health Care, Jeff Bahr, ha dicho que Brandenburg admitió que sacó deliberadamente los viales de la refrigeración en el centro médico de Grafton durante la noche del 24 al 25 de diciembre, los devolvió y luego los dejó afuera nuevamente hasta el 26 de diciembre de 2020.

Un técnico de farmacia descubrió los viales fuera del refrigerador el 26 de diciembre. Bahr dijo que Brandenburg inicialmente dijo que había quitado las dosis para acceder a otros artículos en el refrigerador y que inadvertidamente no los había vuelto a colocar.

La vacuna de Moderna es viable sólo durante 12 horas fuera de la refrigeración, en que trabajadores utilizaron la vacuna para vacunar a 57 personas antes de desechar al resto. La policía dijo que las dosis desechadas valían entre 8 mil y 11 mil dólares (entre 158 mil 939 y 218 mil 540 pesos mexicanos)

Bahr dijo que las dosis que recibieron las personas el 26 de diciembre son prácticamente inútiles. Pero Gerol dijo durante la audiencia que las dosis en realidad fueron retenidos y Moderna necesitaría probar las dosis para asegurarse de que sean ineficaces antes de poder presentar cargos.

El abogado de Brandenburg, Jason Baltz, no habló sobre los méritos del caso durante la audiencia. El fiscal Gerol se abstuvo de presentar cargos, diciendo que aún necesita determinar si Brandenburg realmente destruyó las dosis.

El juez Paul Malloy ordenó que Brandenburg sea liberado con una fianza de 10 mil dólares (198 mil 673 pesos mexicanos) con firma, entregue sus armas de fuego, no trabaje en el cuidado de la salud y no tenga contacto con los empleados de Aurora. La esposa de Brandenburg durante ocho años solicitó el divorcio en junio. La pareja tiene dos hijos pequeños.

Según una declaración jurada que presentó su esposa el 30 de diciembre, el mismo día que Brandenburg fue arrestado por la manipulación de la vacuna, él se detuvo en su casa el 6 de diciembre y dejó un purificador de agua y dos suministros de alimentos para 30 días, y le dijo que el mundo se estaba "derrumbando" y ella estaba en negación. Dijo que el gobierno estaba planeando ciberataques y que iba a cerrar la red eléctrica.

Agregó que él almacenaba comida a granel junto con armas en unidades de alquiler y que ya no se sentía segura a su alrededor. Un comisionado de la corte descubrió el lunes que los hijos de Brandenburg estaban en peligro inminente y les prohibió temporalmente quedarse con él. Los registros judiciales en línea indican que el abogado de divorcios de Brandenburg se retiró del caso el 28 de diciembre.

dmr