Del talco cancerígeno a la vacuna anticovid: los escándalos de salud de Johnson & Johnson

En días pasados, Johnson & Johnson estuvo en el centro de las críticas por el desarrollo de una vacuna anticovid. Pero mucho antes, la multinacional ya había enfrentado diversos escándalos de salud en todo el mundo.

Foto: Artur Widak/Getty Images

Milenio Digital

El gigante de los productos de higiene y farmacia, Johnson & Johnson, recibió fuertes críticas en días pasados por parte de la iglesia Católica en Estados Unidos. Algunos creyentes consideraron poco ética la vacuna anticovid de J&J por estar supuestamente ligada al uso de células de fetos humanos.

J&J cuenta con 230 filiales cuyos productos se venden en 175 países. Su fuerte presencia en el mundo no le impidió caer en los índices de Wall Street en 2018, cuando se descubrió que la compañía sabía desde hace 40 años que su talco para bebés estaba contaminado con asbesto, un producto potencialmente cancerígeno

Sin embargo, éstos no son los únicos escándalos que la rodeado a la empresa de 135 años con sede en Nueva Jersey.

El talco para bebés de J&J

Johnson & Johnson retiró del mercado un lote de talco para bebés luego de que autoridades descubrieran presencia de asbesto en un producto comprado por Internet. El retiro se dio en medio de miles de demandas legales hacia J&J por haber causado cáncer de ovarios y otros tipos.

Aunque la trasnacional afirmó que su talco no contenía asbesto y por lo tanto, no causaba cáncer, un reporte de Reuters en 2018 mostró que la compañía conocía desde hace 40 años la presencia del compuesto. 

Las acciones de J&J cayeron un 10 por ciento en Wall Street y la compañía tuvo que indemnizar con 2 mil millones de dólares a 22 demandantes en junio de 2020. 

La malla vaginal de J&J

Miles de implantes defectuosos para resolver daños en el suelo pélvico causados por el parto, fueron los responsable de una nueva crisis en la marca Johnson & Johnson.

Más de diez mil mujeres reclamaron a la empresa que sus implantes les provocaron problemas de incontinencia urinaria, dolor severo crónico y en ocasiones, relaciones sexuales dolorosas.  

Hace unos días, la firma de abogados Shine, que estuvo a cargo de una demanda colectiva impuesta por mujeres australianas, indicó que el caso se cerrará cuando Johnson & Johnson pague indemnizaciones para las miles de mujeres afectadas.

La crisis del Tylenol

En septiembre de 1982, Mary Kellerman, de 12 años, se tomó una pastilla para el resfriado que le causó la muerte. Kellerman fue la primera de siete personas que compartieron este trágico final en Chicago. La responsable: una pastilla de Tylenol Extrafuerte elaborada por J&J.

Las pastillas contenían cianuro, un veneno potencialmente letal que llegó al medicamento por acción humana. En ese momento, J&J cotizaba máximos históricos, casi 50 dólares por acción. Con el escándalo del Tylenol, las acciones cayeron a 40 dólares cada una en cuestión de días.

Tylenol era el líder de los medicamentos contra el dolor que no requerían prescripción médica. La variedad Extrafuerte, contaminada con cianuro por una persona que tenía acceso a la producción. J&J ofreció 100 mil dólares de recompensa a quienes ofrecieran información sobre los responsables de las muertes

Aunque un hombre llamado James W. Lewis envió una carta a J&J diciendo que detendría los asesinatos si le daban un millón de dólares, sólo se le acusó de extorsión y pasó 12 años en prisión, pero el responsable de las muertes no se dio a conocer.

La crisis de opioides de J&J

Johnson & Johnson también fue acusado de alimentar la crisis de opioides en los Estados Unidos. La empresa fue señalada de fabricar el medicamento Oxycontin, muy potente y potencialmente adictivo

Mike Hunter, fiscal general de Oklahoma, acusó a J&J de actuar por "avaricia" al presentar de manera engañosa su medicamento con opioides como remedio contra el dolor. Además se mencionó que la empresa presionó para que los médicos lo prescribieran excesivamente.

Johnson & Johnson quiso demostrar que no minimizó los riesgos de su medicamento que causó la muerte de unas 400 mil personas por sobredosis en Estados Unidos, en un periodo de dos décadas. La compañía tuvo que pagar 572 millones de dólares por su responsabilidad en la crisis de los opioides

evr

NOTAS MÁS VISTAS