¿Y las milanesas? propuesta de "lunes sin carne" alerta a ganaderos en Argentina

El Congreso de Buenos Aires planea de declarar "de interés ambiental" la campaña internacional "Lunes sin carne"; aunque es por motivos ambientales, el precio de la carne ha tenido aumentos considerables debido a la alta inflación.

El pollo, la res y el cerdo son las carnes más consumidas por los humanos. (AFP)

EFE

La Sociedad Rural de Argentina, una de las mayores patronales del sector agropecuario del país, expresó su preocupación por las campañas que desalientan el consumo de carne, un producto del que Argentina es uno de los mayores productores y exportadores mundiales, esto ante los altos índices de inflación en el país y decisiones locales.

Mediante un comunicado, la entidad se mostró en desacuerdo con estas iniciativas que, advirtió, "amenazan a la principal fuente de proteínas de los argentinos". Las críticas se dirigen, por un lado, a la reciente decisión de la Legislatura de la Buenos Aires de declarar "de interés ambiental" la campaña internacional "Lunes sin carne", iniciada en 2003.

También apunta contra la iniciativa "Lunes verdes", mediante la cual el Ministerio de Ambiente de Argentina promueve que los lunes se reemplacen las proteínas animales por proteínas vegetales en la alimentación "para sumar un aporte cotidiano a la acción climática y mejorar nuestra salud y la del ambiente", según se promociona desde la web de la cartera ambiental.

La Sociedad Rural sostuvo que la carne es para los argentinos "indispensables e insustituibles para su bienestar nutricional", además de ser un "emblema" de la identidad nacional y un producto que representa al país en el mundo "como ningún otro".

Asimismo, la entidad recordó que la producción, industrialización y comercialización de carnes genera "decenas de miles de puestos de trabajo, actividad económica, inversión e ingreso de divisas". Según los datos más recientes del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, Argentina es el quinto productor y el cuarto exportador mundial de carne vacuna.

Con un rodea de 54 millones de cabezas de ganado vacuno y una población de 45 millones de personas, Argentina es además uno de los mayores consumidores de carne bovina, con 49.3 kilos per cápita por año, de acuerdo al último informe de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes de Argentina.

Sin embargo, debido a la crisis económica y la inflación del 45 por ciento, el precio de la carne sigue estando en aumento, registrando en últimos días un encarecimiento del 65 por ciento, afectando incluso el precio del alimento más consumido en la población: las milanesas. 

Al promover los "lunes verdes", el Ministerio de Ambiente recuerda que en 2020 Argentina se comprometió a limitar para 2030 sus emisiones de gases de efecto invernadero y dijo que para lograr ese objetivo se necesitan "también esfuerzos pequeños y cotidianos", como reducir el consumo de carne.

Sin embargo, el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), en el que están representados productores ganaderos, frigoríficos y también el Ministerio de Agricultura y Ganadería de Argentina, defendió este martes las ventajas en términos ambientales del sistema de producción ganadero por pastoreo y no intensivo que mayormente se aplica en el país.

En un comunicado, la entidad dijo que este sistema de producción "mejora la fertilidad del suelo, evita la erosión y es beneficioso para la biodiversidad" y precisó que en Argentina el aporte de la ganadería vacuna a las emisiones totales del planeta es de solo 0.15 por ciento.

Asimismo, señaló que el uso en Argentina de 65 millones de hectáreas para ganadería de pastoreo implica que el secuestro de carbono (CO2) atmosférico en el suelo "es más relevante de lo que se pensaba anteriormente".

Por lo demás, el IPCVA señaló que las afirmaciones que favorecen una ingesta baja de carne "son cuestionadas científicamente" y aseguró que la carne es un alimento de alta calidad cuyo consumo "debe considerarse también como una contribución" para alcanzar el "hambre cero", uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas para 2030.

dmr

NOTAS MÁS VISTAS