Bolsonaro dice que "dará nombres" de países que importan madera ilegal del Amazonas

El mandatario brasileño afirmó, durante la reunión virtual de los BRICS, que en la lista figurarían algunos países "muy críticos" con su postura ambiental.

Jair Bolsonaro ha sido criticado por su manejo en la deforestación del Amazonas. (AFP)

AFP

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, advirtió que "pronto" se revelarán los nombres de los países que han importado madera ilegal del Amazonas tras desarrollarse en el país una tecnología que permite la trazabilidad, entre los cuales figurarían algunos muy críticos con su postura ambiental.

"Revelaremos en los próximos días los países que han importado madera de forma ilegal del Amazonas; y algunos de esos países son los más severos críticos con mi gobierno por esa región amazónica", declaró el mandatario en la cumbre virtual del grupo BRICS de potencias emergentes.

Explicó que Brasil ha tomado medidas y la Policía Federal "ha desarrollado el uso de isótopos estables, de tipo ADN, que permitirán la trazabilidad de la madera brasileña y (saber) dónde ha sido talada y dónde ha sido exportada".

"Creo que después de esa revelación que interesa a todos, por qué no decirlo, en el mundo, esa práctica disminuirá mucho en nuestra región", añadió ante los mandatarios de la entidad conformada por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

Según la prensa brasileña, el mandatario basó su amenaza en una operación de la PF, iniciada en 2017, en la que se incautó madera extraída ilegalmente del Amazonas y cuyo destino eran empresas de Alemania, Bélgica, Francia, Holanda y Reino Unido, entre otros países.

"Creo que después de esta noticia en el interés de todos en el mundo, la práctica de la tala ilegal y la importación de madera talada ilegalmente se reducirá sustancialmente a través de esta nueva tecnología", subrayó el presidente brasileño.

Expertos y organizaciones ambientalistas aseguran que el gobierno de Bolsonaro ha debilitado los organismos de control ambiental y que su discurso a favor de actividades extractivas en áreas protegidas promueve la deforestación y los incendios forestales, con niveles récord en la Amazonía y el Pantanal.

Greenpeace indicó en Twitter que el gobierno eliminó en febrero las fiscalizaciones del Instituto Brasileño del Medio Ambiente (Ibama) a las exportaciones de madera, "favoreciendo la comercialización de madera ilegal".

En 2019, su primer año de gobierno, Bolsonaro recibió una oleada de críticas internacionales, encabezadas por el presidente francés, Emmanuel Macron, por el alarmante aumento de los incendios en la mayor selva tropical del planeta.

En 2019, que coincidió con el primer año en el poder de Bolsonaro, la pérdida de cobertura vegetal en el bosque tropical más grande del planeta se disparó un 85 por ciento, hasta los 9 mil 165 kilómetros cuadrados, su mayor nivel desde 2016, según datos oficiales.

En los ocho primeros meses de este año, las alertas por deforestación disminuyeron un 4.94 por ciento frente al mismo periodo de 2019, hasta llegar a los 6 mil 99 kilómetros cuadrados, una cifra aún elevada pese a la reducción porcentual.

Hace dos semanas, el vicepresidente Hamilton Mourao hizo un viaje por el Amazonas junto a embajadores de ocho países, incluidos delegados de Alemania y Francia, en un intento de mejorar la imagen del gobierno.

El Amazonas promete ser un tema espinoso en la futura relación de Bolsonaro con el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, a quien el mandatario brasileño todavía no felicitó por su triunfo ante el presidente saliente, Donald Trump, un aliado de Bolsonaro.

Durante la campaña, Biden amenazó al gobierno brasileño con "consecuencias económicas significativas" si continúa deforestando el Amazonas, lo que motivó una airada respuesta de Bolsonaro.

dmr

NOTAS MÁS VISTAS