Confinamientos de noviembre frustran la recuperación de Inditex, dueña de Zara

El regreso de las restricciones para contener los contagios del coronavirus ha vuelto a poner contra la pared el consumo de ropa, principalmente en Europa.

Las marcas que conforman Inditex (Shutterstock).

Redacción

El cierre de tiendas por las restricciones reintroducidas para contener la segunda ola de coronavirus obstaculizó el camino de la cadena de tiendas de ropa Inditex, dueña de la marca Zara, hacia la recuperación.

El sector textil, el área comercial más afectada de Europa al inicio de la pandemia, se recuperó ligeramente durante el verano al levantarse los confinamientos y recuperarse la demanda, pero el regreso de las restricciones ha vuelto a poner contra la pared el consumo de ropa.

Inditex registró un descenso de las ventas de 14 por ciento en el periodo agosto-octubre, lo que supone una recuperación respecto a la caída de 31 por ciento del trimestre anterior. Sin embargo, en noviembre se produjo un nuevo revés, ya que las tiendas se vieron obligadas a cerrar en los principales mercados europeos, como Reino Unido y Francia.

La compañía, que también es propietaria de las marcas Bershka y Massimo Dutti y es la mayor cadena minorista de moda del mundo por volumen de ventas, dijo que el 21 por ciento de sus tiendas en todo el mundo estuvo cerrado en noviembre.

La mayoría reabrió en la primera semana de diciembre, pero 8 por ciento las tiendas siguen cerradas y 10 por ciento adicional debe permanecer cerradas los fines de semana. Un "número muy significativo" están operando con restricciones de aforo y horarias, según la empresa.

Inditex señaló que los clientes están deseando volver a las tiendas cuando se reabran, como demuestra el fuerte tráfico en las tiendas cuando se levantaron los confinamientos. La empresa dijo que sus colecciones de otoño/invierno habían sido bien recibidas y que las ventas online habían aumentado 76 por ciento respecto al año anterior.

Además, el grupo señaló que "como muestra de la recuperación, las ventas de Inditex a tipo de cambio constante entre el 1 y el 18 de octubre 2020 alcanzaron ya los máximos históricos del mismo periodo de 2019".

Como muestra de cómo se han adaptado las cadenas minoristas a los cambios en los estilos de vida durante la pandemia, la marca insignia Zara ha presentado en su sitio web estilos "para quedarse en casa", como un cárdigan extragrande por 29.95 euros (36 dólares) y pantalones de punto con pernera ancha por 39.95 euros, en una temporada que suele estar dominada por las lentejuelas y los tacones de aguja.

H&M, competidora por excelencia de la española, dijo el martes que sus ventas netas cayeron 10 por ciento en monedas locales en su cuarto trimestre, con una desaceleración progresiva hacia el final del período septiembre-noviembre.

Inditex obtuvo en el tercer trimestre un beneficio neto de 866 millones de euros, en línea con el repunte del beneficio del segundo trimestre, pero todavía 26 por ciento menos que en el mismo periodo del año anterior.

Las ventas totales alcanzaron 6.050 millones de euros en el tercer trimestre, en línea con las previsiones de los analistas. Las acciones de la empresa bajaban 1.8 por ciento el inicio de la jornada del día, frente a una caída de 0.58 por ciento en el índice STOXX Europe 600 Retail.

A pesar de la caída de las ventas y el cierre de tiendas, Inditex afirmó que mantenía 11 por ciento menos de inventario que el año pasado, ya que su modelo permite adaptar rápidamente la oferta y gestionar de manera eficaz las devoluciones en tienda para evitar que se acumule la mercancía.

AMP

NOTAS MÁS VISTAS