Piel Chinita, la empresa mexicana que encapsuló las palabras y las hizo negocio

Edición Fin de Semana

Hace 12 años, Marisol y Carlos Silva, cofundadores de la empresa, vivieron una experiencia muy personal, la cual le dio la idea para emprender este particular negocio.

Las grabaciones se guardan en dispositivos que después se entregan a los remitentes. (Especial)

Cristina Ochoa

Lidiar con el duelo por la pérdida de un ser amado es quizá también uno de los momentos en los que la reflexión, atraída principalmente por el dolor, se hace presente.

Y fue precisamente por una triste situación que hace dos años Marisol y Carlos Silva transformaron lo que era un proyecto familiar en Piel Chinita, una empresa mexicana que ha hecho del amor una fuente de ingresos.

Hace 12 años un amigo de los hermanos Silva murió. A partir de entonces y lidiando con la idea de una última dedicatoria donde pudieran expresar a sus seres queridos palabras de afecto, los hermanos comenzaron a regalar entre sus familiares discos en los que grababan cartas con su voz para que pudieran guardarlos por mucho tiempo.

“Lo primero que hicimos fue con la familia. Yo le hice una cápsula de voz a mi papá. Hice una carta, la escribí, la grabé y mi papá lloró. La escuchó tanto hasta que se trabó y se rayó el CD. Empecé a hacerlo con mi familia y amigos, esa era una idea que me permitió prevenir ese silencio absoluto, hacer que la expresión del amor permanezca para siempre”, dijo en entrevista con MILENIO Marisol Silva.


Luego de mantener esta práctica dentro de su círculo cercano, hace dos años nació oficialmente su empresa en Guadalajara, Jalisco.

“Fue interesante porque lo primero que hicimos fue convertir un café en un estudio. Tenemos un tercer socio, quien se encarga de la parte de innovación y él convirtió esa cochera en un estudio. Yo empecé a publicar en las redes, platiqué un poco de lo que yo podía hacer. Aquí es donde empezó lo que hoy tenemos”, señaló la fundadora.

En el proceso, Piel Chinita realiza una entrevista con los clientes sobre su relación con la persona para quien harán su cápsula de voz: luego de esta conversación se realiza un guión con las respuestas que luego serán grabadas por los usuarios. Las grabaciones se guardan en dispositivos que después se entregan a los remitentes.

“Teníamos una presencia totalmente basada en la parte física y todo lo hacíamos con personas de Guadalajara. Pero el año pasado la pandemia nos obligó a incrementar nuestra presencia y crecimos en alcance con más de 5 mil familias y personas y no solo en todo México también en Perú, Brasil y Chile y en otras geografías que ni nos imaginábamos como Australia, China, Alemania, Estados Unidos y Canadá”, señaló Carlos Silva, cofundador de la firma.

A finales de 2019, la empresa logró tener ingresos por 600 mil pesos; la emergencia de salud significó un momento decisivo sobre sus operaciones y los emprendedores sabían que esta crisis significaría o bien un impulso o el declive total de su proyecto.

“Afortunadamente vino lo mejor, cerramos 2020 con ingresos por 6 millones de pesos. Y nuestra proyección para este año es crecer 20 por ciento más”, señalaron.

La empresa pasó de tener tres personas a 20 colaboradores en su plantilla; además, trabajan con proveedores nacionales que fabrican sus dispositivos e insumos.

“Fue un volado al aire y decidimos usar la tecnología y sus maravillas para crear una experiencia virtual y nos ayudamos de muchas plataformas para crear una entrevista que ahora nos permite escalar en un paisaje que nunca imaginé, y que personas de alrededor del mundo y que nunca hubieran imaginado pertenecen a una cápsula de Piel Chinita; no importa dónde estén, pues mientras tengan un dispositivo que les permita contestar su entrevista” se les puede hacer su cápsula, finalizó Marisol.

lvm

NOTAS MÁS VISTAS