Haz crecer tu dinero; para ser inversionista no necesitas más que $100 y constancia

TUS FINANZAS

Aquí una guía básica para empezar.

Tu ahorro se diluirá ante la inflación si lo dejas en una cuenta de débito o bajo el colchón.
Georgina Navarrete
Ciudad de México /

Lograr la independencia financiera, esa que nos permitirá vivir de los recursos que generan nuestras inversiones sin necesidad de trabajar, es el objetivo, y ahorrar es solo el primer paso. Lo que sigue es “perder el miedo a invertir y dejar atrás el mito de que se necesita mucho dinero para hacerlo”, refiere el director de Escuela Bolsa MexicanaGerardo Aparicio. “Hoy, con un capital pequeño, entre 100 y mil pesos, puedes empezar a invertir”, dice. 

Desde luego, mientras más grande sea el capital, las alternativas de inversión se multiplican y facilitan cumplir con la máxima de todo buen inversionista: “diversificar”, dice Aparicio y agrega que, para empezar, puedes hacerlo tú mismo a través de internet, en plataformas como la de Cetes Directo, que te permite invertir desde 100 pesos en valores gubernamentales, sin la intermediación de un banco, una casa de bolsa o cualquier otra institución financiera, y además sin comisiones. 

Otra opción de arranque o quizá un segundo paso, refiere el director de la escuela Bolsa Mexicana •brazo de capacitación y educación en finanzas de la Bolsa Mexicana de Valores• es invertir a través de alguna plataforma digital de inversiones, ya sea una Sociedad Financiera Popular (Sofipo) o una casa de bolsa en línea, como Kubo Financiero, Mercado Pago, Financiera Sustentable, Super Tasas, Hey Banco, Finsus, Kuspit, GBM o Dinn, entre otras que están en el mercado. 

“Todas invierten en Sociedades de Inversión (fondos mutuos) y depende de tu capital y objetivos, el tipo de instrumentos que pueden recomendarte. Quien invierta en estas apps puede estar tranquilo porque detrás de los instrumentos a los que brindan acceso hay proyectos productivos ampliamente evaluados, por lo que son de las mejores alternativas de inversión para empezar”. 
El dato...

167 mil 467 pesos

Es el tope deducible este 2021 para las inversiones (capital+rendimientos) en una Sofipo.

Estos portales suelen pedir poco capital (alrededor de mil pesos) para abrir la cuenta y comenzar a invertir. No obstante, cada una ofrece diversos servicios y cobra distintas comisiones, que al final impactarán en el buen desempeño que tengan o no tus inversiones, refiere Sofía Macías, autora del concepto Pequeño Cerdo Capitalista, y coach financiero. 

Asimismo, las casas de bolsa en línea te dan la opción de invertir “a tu aire” o de recibir asesoría, pero depende del plan contratado. De cualquier forma, también toman en cuenta tu perfil, la meta de tu inversión y el monto para determinar el tipo de inversiones (mayor o menor riesgo) al que podrás acceder. 

Gerardo Aparicio explica que una vez que ya tomaste algo de experiencia y tu capital es algo mayor •entre 5 mil pesos y 10 mil•, puedes dar un siguiente paso: “hacer como en el supermercado, e ir eligiendo tus productos según tus intereses y tu plan de diversificación personal

Qué son...

Estos son los instrumentos de inversión más comunes

Acciones.Son las partes en las que se divide el capital de una empresa. Cada inversionista de una compañía posee un número determinado de acciones, por lo que será dueño del porcentaje que esos títulos representen de la compañía. La capitalización de mercado es el valor de todas las acciones de la compañía juntas. 

Sociedad de Inversión (Fondo). Es un producto financiero que acumula los ahorros de distintas personas, que posteriormente se invierten en varios activos financieros con el objetivo de conseguir una mayor rentabilidad. Lo gestionan profesionales. 

ETF (Exchange Traded Funds). Es un vehículo de inversión colectivo que cotiza en la bolsa de valores. Invierten en un gran número de activos bien diversificados, como acciones, bonos y otros ETFs, y buscan igualar el desempeño de algún índice de valores. Las comisiones son bajas. 

Valores Gubernamentales. Son títulos de crédito emitidos por el Gobierno Federal, que buscan obtener recursos y regular la oferta de dinero en el mercado, por lo que se consideran un instrumento de política monetaria. Se venden a través de pagarés con un rendimiento fijo prometido. 

Cetes. Los Certificados de la Tesorería de la Federación son el instrumento de deuda bursátil emitido por el Gobierno Federal más popular. Son pagarés que emite el gobierno para recaudar fondos en un cierto plazo y que generan rendimientos a quienes invierten en ellos. Son instrumentos de corto plazo (a 28 días, 3 y 6 meses y un año).

¿Por dónde empiezo? 

Por ahí dicen que el que no arriesga no gana y es cierto: los mayores rendimientos van ligados a riesgos más grandes; sin embargo, para empezar es mejor ser cauteloso. Si ya decidiste poner a trabajar tu dinero y tienes poca experiencia, Sofía Macías te recomienda “ir poco a poco para no asustarte con una primera inversión de un riesgo muy alto que quizá te haga perder y te quite las ganas de seguir adelante”. 

Existen varias opciones para empezar a invertir con poco capital. Algunas como las Sofipo, las casas de bolsa en línea y los bancos están reguladas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), y otras, que pertenecen al ecosistema fintech, apenas están en ese proceso pero suelen ofrecer buenos rendimientos. 

Para saber si cuentan con autorización para operar y están reguladas, puedes buscarlas en el padrón de empresas supervisadas de la CNBV o en el directorio Sipres de la Condusef. Tómalo en cuenta, pues el hecho de que estén reguladas hace menos arriesgado confiarles tu dinero. 

Sofía Macías, también autora del programa de entrenamiento en línea Retos Financieros, te ofrece varios consejos para empezar a invertir:

1. Con calma. 

Lo ideal es pasar del ahorro a la inversión con un instrumento de corto plazo y bajo riesgo, porque es la primera experiencia. Las ganancias no serán grandes, pero crecerá y podrás ir arriesgando cada vez más. 

Opciones

  • Papeles de deuda gubernamental. Cetes directo (a 28 días, 3 o 6 meses), o Bonddia, fondo de liquidez diaria muy adecuado para poner a trabajar tu fondo de emergencia y tenerlo disponible. No cobran comisión. Hoy las tasas están bajas por la recesión provocada por la pandemia, pero “ayuda a mantener el valor del dinero, que en una cuenta de débito siempre se pierde”. 
  • Sociedades Financieras Populares (Sofipo). Ofrecen buenas tasas de retorno y están reguladas por la CNBV. Las comisiones suelen ser algo altas, pero permiten exentar el pago del ISR sobre inversiones, siempre que capital más rendimientos no sobrepase las 5 Unidades de Medida Actualizadas (UMA) al año (163 mil 467 pesos a valor 2021). 
  • Fondos y ETF's. Accede a ellos a través de una casa de bolsa en línea. La ventaja es que los títulos ya están diversificados pues integran acciones o intentan replicar índices de diversas empresas y proyectos. Su liquidez casi siempre es diaria, aunque sus rendimientos son variables. Puedes revisar y comparar comisiones de cada fondo y ETF que te interese en la página web de Morningstar. 

'Invest In México' plataforma para atraer inversiones a México apoyada por Alianza Federalista

2. Conoce tus metas y tu perfil. 

Ambas son importantes y debes conocerlas para elegir tu tipo de inversión. El punto de partida es la meta, ¿para qué quieres ese dinero?, porque no puedes invertir en algo super volátil como el bitcoin el ahorro que tenías para la reinscripción de tus hijos o para el enganche de tu casa si ya pensabas comprar en seis meses; quizá en temas de largo plazo como el retiro sí puedes soportar más volatilidad (que hace la inversión más riesgosa), en aras de lograr un mayor rendimiento, pero “aquí debes filtrar con tu perfil: ¿aguantas o no el riesgo de perder dinero? ¿te pone nervioso?” Consejo: 

  • Empieza con todo en valores gubernamentales y poco a poco diversifica hacia la renta variable. Transfiere de 10 por ciento en 10 por ciento hacia instrumentos que sigan índices o que estén en divisas (dólar, euro), y luego quizá 20 por ciento a un fondo o ETF, hasta tener un portafolio diversificado.
  • Si te sientes aventurero, en una siguiente fase invierte un porcentaje en una fintech, como las de crowdfunding inmobiliario o de Equity (para financiar empresas). En ellas compartes el riesgo con otras personas, pero recuerda que no están reguladas o apenas están en proceso. 

3. Checa las comisiones, proyectos y rendimientos. 

Primero debes entender qué te ofrecen. Aunque todas están en internet, las casas de bolsa son donde compras fondos, ETF's y acciones; y otras plataformas hacen préstamos colectivos entre personas (Peer2Peer), en este apartado están las sofipos y las fintech de crowdfunding. En función de esto:

  • Algunas casas de bolsa en línea reguladas cobran las comisiones sobre cada operación (compras o ventas), aunque varían los montos de una a otra. 
  • Otras cobran la comisión sobre saldo mensual. Aunque tienen un monto de entrada muy accesible, se vuelven más caras a medida que crece el capital. 
  • En el caso de fondos, acciones y ETF’s, puede checar los rendimientos en los históricos de cada uno en Morningstar y comparar cómo se han comportado, aunque recuerda que son variables, es decir, no tienen prometida una ganancia. 
  • Si te interesa que tu dinero impulse empresas o proyectos sustentables, también en Morningstar puedes saber en qué invierte realmente cada fondo o ETF. Algunos ya están marcados como ASG (Ambiental, Social y de Gobernanza). 

Haz una llamada...

Selecciona algunas plataformas digitales y contacta al área de servicio al cliente para comprobar que realmente son localizables. Debes estar seguro de que te atenderán en caso necesario.

4. Ojo con el aviso de privacidad y los canales de servicio. 

Ellos tendrán tus datos y debes saber cómo los utilizarán. Asimismo, contratar siempre es fácil, pero debes asegurarte de que si surge algún problema podrás contactarlos y te responderán. Haz una llamada de prueba al Servicio a Clientes antes de contratar.

Como puedes ver, es posible invertir y hacer crecer tu dinero desde un pequeño ahorro. Solo debes fijarte una meta, ser constante y elegir el aliado financiero que más te convenga.


srgs



NOTAS MÁS VISTAS