Meditaciones para recibir el otoño

Esta temporada es ideal para vivir el presente y soltar aquello que ya no nos sirve

“El otoño nos invita a soltar, así como el árbol deja caer sus hojas" Sayani, director del Festival TAU Encuentro del Sol

Andrea Rodríguez

Este martes 22 de septiembre dará paso al equinoccio de otoño, una temporada diferente del año “el horizonte se pinta de naranja. Los dulces frutos han madurado, los arboles danzan con el viento bañado de rocío y sus hojas caen” , escribe Sayani, director del Festival TAU Encuentro del Sol. 

El trabajo de Sayani busca generar consciencia y abogar por el bienestar de las personas, por lo que está muy cercano a la meditación en sus diferentes formas para lograr estos objetivos.

De acuerdo con Sayani, esta estación “es la invitación a saborear del momento presente. Sus vientos frescos, sus colores, sus sabores y sonidos”. Además de que “el otoño nos invita a soltar, así como el árbol deja caer sus hojas. Nosotros somos también como ese árbol. La vida se esfuma cuando el soltar no sucede. Estraviado entre los recueros del pasado y los sueños del futuro”. 

Por ello, nos ha compartido dos ejercicios para meditar y recibir el otoño viviendo el momento presente:

Meditación en solitario

Da un paseo por la naturaleza, mejor si puedes hacerlo descalzo, a paso calmo, no te pierdas ningún detalle. Percibe cada paso: tu contacto con la tierra, su sonido, el viento. Utiliza todos tus sentidos y elige un árbol. Respira profundamente y desde tu vientre. Entonces, siéntate junto al árbol, siéntete en paz, conectado con la vida.

Meditación en familia

Materiales: Hojas de papel, lápices, pinturas o tizas de colores

Primera etapa: Cierra tus ojos, visualízate a ti mismo y siéntete como un árbol, siente la experiencia de ser un árbol. Olvida que tienes un cuerpo humano y con ayuda de un integrante de la familia dibuja tu silueta, un árbol por cada participante.

Segunda etapa: Recorta el papel y crea hojas de tu árbol, son tus hojas. No te limites a ser un árbol frondoso. Escribe en cada hoja pensamientos, sentimientos e ideas (energía que vamos a soltar). Pégalas en tu árbol con un punto de pegamento.

Tercera etapa: Vamos a soltar hoja por hoja, tomando por cada hoja en la palma de la mano una respiración lenta y profunda. Recitando y sintiendo lo siguiente: Inhalo y me veo como un árbol. Exhalo dejo caer la hoja y me siento libre.

​LAT

NOTAS MÁS VISTAS