El canibalismo político en Puebla

Puebla /

Uno de los graves problemas que enfrenta Morena (también identificado como el nuevo PRI), es la falta de institucionalidad, aquella de la que gozan y en la que se formaron grandes cuadros como don Melquiades Morales, quien ha dejado en claro que su militancia y lealtad al tricolor se mantendrán intactas hasta el último suspiro.

Pero ahora, la nueva ola de políticos han echo bolita el oficio de la diplomacia y lo han arrojado por el escusado. No quieren esperar, no están dispuestos a negociar, se rehúsan a sumar su poco o mucho capital, si no son ellos los beneficiados con una candidatura.

No hay disciplina y menos paciencia; no quieren esperar al próximo proceso. A eso hay que sumarle que la reelección redujo los espacios de competencia, ya que priorizan el intento del actual edil o diputado a repetir en el cargo, que apostarle a uno nuevo para conquistar.

Y es por eso, a la vista de esta nueva realidad, que en Morena su coordinador y a la vez candidato a la gubernatura ha tenido que dar golpes en la mesa para calmar los ánimos de los inconformes.

Comenzó por Puebla capital, donde intervino para legitimar la candidatura a la alcaldía de Pepe Chedraui, pero después tuvo que tocar base en las cholulas, donde los grupos afines a Karina Pérez buscaban desbancar a Víctor Correau en San Andrés y a Tonantzin Fernández en San Pedro. Al final, todos se alinearon.

Lo mismo tuvo que hacer en Texmelucan, Zacatlán, Chignahuapan y Tehuacán.

En este último, a pesar de que se favoreció a la hija del actual alcalde, Pedro Tepole con la candidatura a una diputación local, el edil no cerrará filas para apoyar al candidato ganador de la encuesta, y ahora competirá por separado a través del Verde y Nueva Alianza, en un abierto desafío a las dirigencias del bloque oficialista y del coordinador Armenta.

Y así, hoy sobran ejemplos de cómo el canibalismo político ha tomado otra dimensión y pueden comerse vivo al oponente, sin cuidar que al mismo tiempo, se están tragando sus propios dedos.

Y en el bloque de enfrente no es tan distinto, solo que ahí, la crisis de cuadros ha provocado que no haya tanto pleito y aún prevalece la cordialidad y el raciocinio.

Como diría el filósofo de Ciudad Juárez: “pero qué necesidad”.


  • Alberto Rueda
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.