Reajuste obligado en los 'War room' de las campañas

Puebla /

Ni una semana ha pasado desde el arranque de las campañas electorales locales y pareciera que los mensajes de propuestas se han quedado cortos debido a la falta de confianza de la gente, al hartazgo por adelantarse tanto tiempo al proceso y porque la realidad sobrepasa las promesas utópicas de la campaña misma.

En el pasado, Morena podía jugar con el contraste y la narrativa sobre el mal papel que por décadas hizo la mafia del poder (el PRI y el PAN) como gobierno. Tomaron como bandera el mal desempeño de las administraciones neoliberales y aseguraron que ellos, la 4T, lo iba a hacer mejor: hoy la historia ha puesto las cosas en su lugar.

Existe además la confusión de quienes son los candidatos, para qué cargo y por qué tantos. Es decir, en un solo distrito ven propaganda de seis personajes distintos.

Y ante esta apatía ciudadana, más temprano de lo esperado comenzó la guerra sucia, porque a falta de una audiencia que esté atenta a los planteamientos de los candidatos, se tiene que recurrir al morbo y a la denostación para evidenciar quién es más puerco y marrano.

Es por ello que viene un ajuste a la estrategia para encontrar la forma de mejorar el discurso y emocionar a los que deberán votar el 2 de junio.

En estos primeros días de proselitismo, Alejandro Armenta de Sigamos Haciendo Historia demostró que tiene más control de su equipo y del territorio, mientras que Eduardo Rivera de Mejor Rumbo para Puebla tendrá que reorganizar a parte de su equipo, que no está dando los resultados esperados.

En cuanto a la alcaldía capitalina, ahí la contienda está más cerrada y veremos quien rompe más rápido el acuerdo de no agresión, si Pepe Chedraui o Mario Riestra.

Lamentablemente durante los procesos electorales los grupos delincuenciales aprovechan para hacer de las suyas, en gran parte porque las autoridades están más distraídas en incidir dentro de las campañas, que en enfocarse en garantizar la tranquilidad y seguridad de la población. Este fenómeno alcanza a los tres órdenes de gobierno, como esta ocurriendo en la capital, donde la percepción de seguridad, desde hace dos años es negativa.


  • Alberto Rueda
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.