Nada personal, solo negocios

La inmunidad de las remesas

Bárbara Anderson

Si bien es cierto que todos los meses de mayo hay un repunte de envío de remesas (el efecto ‘Día de la Madre’), sin duda este año ha sido mucho más relevante.

Mientras todos los pronósticos y la realidad indicaban una contracción en este flujo de dólares para el resto del año (en abril cayó 28.6% el envío de dinero de los migrantes), hay señales de que podrían revertir esa tendencia.

Banxico anunció días atrás que en mayo las remesas sumaron 3 mil 379 mdd. Esta cifra fue 18.1% más que en abril y 2.9% superior al mes de mayo de 2019. Pero si tomamos en cuenta la depreciación del peso de los últimos meses, en términos reales las remesas aumentaron 23.8%.

De enero a mayo, ingresaron al país 15 mil 537 mdd en estos envíos, que rondan entre los 310 y 350 dólares. Esta cifra es también una buena noticia, porque en el mismo lapso en 2019, el total recibido fue de 14 mil 71 mdd, es decir que aún con pandemia aumentaron 10.4%.

Cuando el covid-19 comenzó a cerrar la economía a escala global, el Banco Mundial calculó que las remesas serían de las primeras víctimas financieras del virus y que caerían 20% en todo el mundo (unos 109 mil mdd). En el caso de México vaticinó un retroceso de 19.3%, mientras que Bank of America calculó una caída un poco menor, aunque también histórica, de 17%.

Pero ¿la mejora en mayo fue solo un efecto del Día de las Madres?

Afortunadamente parece que no, y hay varios factores que permitirán ver una mejora a partir de ese mes, permitiendo el rebote positivo de este sector.

El primer factor positivo tiene que ver con la reactivación en ciertas ciudades donde la presencia de migrantes mexicanos es alta. Según Jesús Cervantes, gerente de Estadísticas Económicas en el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla), esta recuperación “significó una ligera mejoría del empleo de los mexicanos inmigrantes, que resultó de 84 mil 212 empleos”, sobre todo en la construcción.

Otro factor es el enorme apoyo federal que puso Donald Trump en cheques que empezaron a entregarse ese mes. Vale la pena recordar que una tercera parte de los migrantes ya tienen ciudadanía estadunidense, lo que les permitió acceder a esta ayuda.

Según el Cemla, en el segundo semestre se puede caer aún el flujo de remesas, pero ya no 20%, sino solo 10%, que dejará a 2020 con 5% menos de ingresos por estos envíos versus 2019.

El año pasado, los migrantes enviaron remesas por 36 mil 48 mdd, un récord histórico versus 2018. Fue la principal fuente de divisas del país por encima de la inversión extranjera directa, que sumó 35 mil mdd, del petróleo (26 mil mdd) y del turismo (22 mil mdd).

Las remesas son el plan social más sólido del país, cubre las necesidades básicas de 1.6 millones de hogares, de los cuales 62% está en comunidades de entre 2 mil 500 y 15 mil personas.

No estaría de más que el Presidente, en su visita a Washington, dedique unas palabras a sus ‘héroes vivientes’, que ni la epidemia frenó el apoyo a sus familias.

barbara.anderson@milenio.com
@ba_anderson

OPINIONES MÁS VISTAS