Una perspectiva positiva y necesaria para analizar nuestro mundo

Ciudad de México /

Es fácil creer que el mundo se desmorona mientras se ven las noticias. El cambio climático, la división política, los golpes de Estado, la pandemia mundial, la despiadada guerra de Rusia contra Ucrania, las injustificables matanzas de Hamás y el Oriente Medio que se encamina hacia la violencia generalizada.

Sin embargo, antes de dejarse llevar por el pánico, puede que valga la pena dar un paso atrás para tener algo de perspectiva. El miedo impulsado por los medios de comunicación nos desmoraliza, sobre todo cuando somos jóvenes, y engendra terribles decisiones políticas al paralizar nuestra capacidad para hacerlo mejor.

La guerra es interminable y eternamente horrible. Es comprensible e incluso necesario que los medios de comunicación destaquen los conflictos actuales. Pero esto puede hacernos creer que vivimos una violencia sin precedentes. La guerra de Rusia supuso, en efecto, que las muertes en combate en 2022 alcanzaran un máximo para este siglo, pero siguen siendo muy bajas históricamente. El año pasado, 3,5 de cada 100.000 personas murieron como consecuencia de la guerra, por debajo incluso de la década de 1980 y muy por debajo de la media del siglo XX de 30 por cada 100.000. De hecho, el mundo se ha vuelto mucho más pacífico.

Por supuesto, esto es poco consuelo para quienes viven en medio de los conflictos. Pero los datos ponen de manifiesto el problema del aluvión constante de catástrofes y fatalidades sin contexto. El análisis del contenido de los medios de comunicación de 130 países entre 1970 y 2010 indica que el tono emocional se ha vuelto dramática y sistemáticamente más negativo. La negatividad vende, pero informa mal.

El mismo patrón caracteriza la información sobre el cambio climático. Una narrativa apocalíptica falsa y omnipresente aglutina todos los acontecimientos negativos, ignorando, casi por completo, el panorama general. En los últimos meses, por ejemplo, se han destacado los incendios sin indicar que la superficie mundial quemada anualmente lleva décadas disminuyendo y que el año pasado alcanzó el nivel más bajo de la historia. Del mismo modo, las muertes por sequías e inundaciones ocupan los titulares, pero no oímos que las muertes por estos desastres relacionados con el clima se han reducido 50 veces en el último siglo.

Los datos muestran lo que todos sabemos en el fondo: El mundo ha mejorado dramáticamente. La esperanza de vida se ha más que duplicado desde 1900. Hace dos siglos, prácticamente todo el mundo era analfabeto. Ahora, casi todo el mundo sabe leer. En 1820, casi el 90% de la gente vivía en la pobreza extrema. Ahora son menos del 10%. La contaminación del aire en interiores ha disminuido drásticamente, y su equivalente en exteriores también lo ha hecho en los países ricos. Si pudiéramos elegir cuándo nacer, teniendo todos los datos a mano, pocos elegirían cualquier momento anterior al actual.

Este progreso indiscutible ha sido impulsado por la conducta ética y responsable, la confianza, el buen funcionamiento de los mercados, el Estado de derecho, la innovación científica y la estabilidad política. Tenemos que reconocer, apreciar y proclamar el valor y la rareza comparativa de cada uno de ellos.

El constante aluvión de noticias negativas puede llevarnos a imaginar que nuestro avance está a punto de llegar a su fin. Sin embargo, las pruebas de que disponemos no apoyan esta conclusión. Las últimas hipótesis del Grupo de Expertos sobre el Clima de las Naciones Unidas indican que, a finales de siglo, el ciudadano medio será 4,5 veces más rico que hoy. El cambio climático sólo ralentizará el progreso, de modo que la persona media será "sólo" 4,34 veces más rica, lo que no significa el fin del mundo. Sin embargo, el miedo empuja a muchos a exigir un desvío ineficiente de cientos de billones de dólares para dirigir la economía mundial abruptamente hacia cero de emisiones de carbono.

Necesitamos fomentar un entorno que cuestione el alarmismo y promueva un pensamiento optimista pero crítico y un debate constructivo sobre el futuro. Esperamos que nuestra nueva Alianza para la Ciudadanía Responsable (ARC) sea de ayuda en este sentido, reuniendo a personas de buena voluntad y sentido común de todo el mundo, para formular y comunicar una visión positiva del futuro.

Para impulsar el progreso de los más pobres del mundo, deberíamos centrarnos en políticas eficientes y bien documentadas con enormes beneficios. Trabajando con más de cien de los mejores economistas del mundo, uno de nosotros ha ayudado a identificar las mejores soluciones para muchos de los problemas más insidiosos del mundo: el tratamiento básico de la tuberculosis que salvará a un millón de personas al año, la reforma de la tenencia de la tierra que permite a los más pobres cosechar los beneficios, la tecnología educativa que puede ofrecer resultados de aprendizaje tres veces mejores, y mucho más.

Estas políticas no son titulares llamativos, pero pueden hacer un inmenso bien: por un costo de 35.000 millones de dólares anuales salvarían la asombrosa cifra de 4,2 millones de vidas y harían a la mitad más pobre del mundo 1,1 billones de dólares más rica al año.

Si evitamos dejarnos llevar por el miedo y nos fijamos en los datos y en el panorama general, veremos que el mundo está mejor de lo que estaba, y es probable que mejore aún más. Tenemos la responsabilidad de adoptar las mejores políticas para avanzar.



(*) Dr. Bjorn Lomborg es presidente del Copenhagen Consensus Center y visiting fellow en Hoover Institution de la Universidad de Stanford. Su último libro es “Best Things First”.

(**) Dr. Jordan Peterson es Profesor Emérito de la Universidad de Toronto, y autor de “Maps of Meaning”, “12 Rules for Life” y “Beyond Order”.

  • Bjorn Lomborg
  • Presidente del Copenhagen Consensus Center y visiting fellow en Hoover Institution de la Universidad de Stanford. Ha sido considerado una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time, una de las 75 personas más influyentes del siglo XXI por la revista Esquire y una de las 50 personas capaces de salvar el planeta por el periódico The Guardian, del Reino Unido. Su más reciente libro en español es Falsa alarma: Por qué el pánico ante el cambio climático no salvará el planeta, que se suma a sus numerosas publicaciones, entre ellas los best seller “El ecologista escéptico” y “Cool It”.
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.