ADN mexiquense

COVID-19. En Valle de Bravo, todo quedará en familia

Eduardo Garduño Campa

Dicen los que saben. De política, religión y fútbol, no se habla en la familia. Porque son temas que dividen el núcleo, máxime cuando hay discrepancias marcadas y hacen que algunos se apasionen tanto que rompen los lazos de convivencia. Al grado de llegar a la denostación mutua sin importar ser la misma sangre.

La política, la religión y el fútbol, han provocado como las guerras divisiones y graves conflictos familiares que han durado en sanar años o en definitiva nunca se solucionan. Ya sea por la discrepancia ideológica y religiosa o la pasión por un equipo de fútbol.

Ahora bien. En este proceso electoral. No resulta curioso ni sorpresivo que haya en la contienda para una diputación local o bien presidencia municipal, la participación de miembros de una sola familia, disputando la posición pero encabezando proyectos ideológicos y partidistas distintos.

Valle de Bravo es un ejemplo de los muchos que hay en otros municipios y distritos donde integrantes de una misma familia disputan cargos de elección popular postulados por alianzas o partidos diferentes.

En este turístico municipio, es interesante ver como tres primos, al parecer, están disputando la presidencia municipal. Dos mujeres y un hombre.

Por la alianza va por el Estado de México (PAN-PRI-PRD) Zudikey Rodríguez Núñez. Por la Alianza Juntos Haremos historia en el Estado de México (MORENA-PT-NA) Michel Núñez Ponce y por el Partido Verde Oscar Núñez López.

Los tres candidatos forman parte del mismo árbol genealógico. Pero no representan los mismos intereses políticos de la familia.

Empero, como dice el dicho. Al final todo queda en familia. Los abuelos, los tíos abuelos hoy inclinando sus preferencias afectivas ya sea por una u otra nieta o nieto consentido o el sobrino o sobrina querida. Pero saben que quien gane será un miembro de la familia

Obvio en todos lados se cuecen habas, y donde no, se tuestan. En las familias pasa lo mismo siempre hay un descarrilado, pero en esta ocasión fueron tres y las cosas parece no están muy cordiales entre los integrantes.

Valle de Bravo es un ejemplo de lo que pasa en otras demarcaciones, hace tres años, por ejemplo, en Amanalco de Becerra dos hermanas se postularon una a diputada local y otra a la alcaldía por partidos diferentes y en esa ocasión la familia ganó por partida doble, pues tuvo una diputada local por el PRI y otra presidenta municipal por MORENA. Sí, me refiero a la familia Colín Guadarrama.

Son de las cosas curiosas que nos presenta la política. Pero en esta ocasión en Valle de Bravo, la familia Núñez, no podrá ganar por partida doble y menos triple, pues tres de sus integrantes representan proyectos distintos y los tres van por el mismo cargo, la presidencia municipal.

Difícil para la familia en esta ocasión, pues no podrán llevar una intención mayoritaria de votos, se partirán en tres.

Cosas de la política y de los intereses y de las ideologías.

Eduardo Garduño Campa

egardunoc@uaemex.mx


OPINIONES MÁS VISTAS