Así no Marcelo

Ciudad de México /

A contrapelo -y pese al sentir de muchas compañeras y compañeros que repudiaron lo que consideran un regreso sin gloria- yo no dudé en saludar y celebrar la decisión de Marcelo Ebrard de mantenerse en las filas de Morena. Nada hay más humano -al fin de cuentas- que equivocarse y corregir el rumbo.

Un acto de congruencia y de realismo político de su parte, me pareció, el que decidiera dejarse de devaneos y apostara, nuevamente, por la continuidad del proyecto de Transformación por el que, al lado de Andrés Manuel López Obrador y Claudia Sheinbaum, luchó durante tantos años.

Que antepusiera por fin principios y convicciones a su ambición personal restó importancia, a mi juicio, a sus inaceptables coqueteos con la oposición. Tenerlo al lado con todo su talento y su experiencia, pensé, es siempre mejor que tenerlo en contra.

No es que lo considerara un peligro; quien se va de Morena se va sin nada. Quien, habiendo sido de los suyos, le da la espalda a López Obrador -el Presidente con más aceptación ciudadana de la historia- se inmola políticamente.

Aunque un dirigente de su talla debe ser siempre bienvenido toca, a mi juicio y sobre todo después de escuchar sus declaraciones a la prensa, decirle: así no Marcelo.

No se puede volver a la casa de la que te fuiste -no sin antes insultar a quienes en ella habitan- dinamitando el único puente, que, para tu regreso, se ha tendido.

Sorprende que un ex Canciller de la República que tantos y tan señalados servicios hizo a la misma actúe con tanta altanería y que un político con tanta experiencia sea incapaz de operar con tiento y delicadeza.

Pretendió Marcelo Ebrard, en su regreso al partido al que endilgó epítetos feroces, abrirse paso a patadas en lugar de restaurar heridas, de restablecer vínculos, de ganarse de nuevo la confianza de dirigentes y militantes a los que ofendió pública y reiteradamente.

La obsesión de estar en la boleta enferma por lo visto al más pintado.

A sumar y no a dividir le estuvieron llamando insistentemente sus compañeros de lucha y de gobierno.

Sin responder jamás sus agravios -que fueron muchos- López Obrador, Claudia Sheinbaum, Mario Delgado, le trataron siempre como compañero y generosamente le tendieron, una y otra vez, la mano.

Lo vuelven hacer incluso ahora sin dejar, eso sí, de hacer precisiones indispensables que tienen que ver con la normatividad interna de Morena y con los principios éticos sobre los que descansa la 4ª Transformación.

“No puede ser -dijo Claudia a propósito de las aspiraciones de Marcelo- la segunda fuerza, ni la tercera fuerza, ni la cuarta fuerza porque Morena somos una sola fuerza; un solo movimiento y representamos el anhelo del pueblo de México”

Volver a la lógica perniciosa de tribus y corrientes, propia de esa izquierda tradicional formada por “profesionales de la derrota”, sería un crimen y un suicidio para Morena: traicionaría así al pueblo al que se debe y, convertida en botín que entre caciques se disputan, desaparecería.

Imperdonable sería no luchar todas y todos juntos, como un “puño que golpea las tinieblas” que diría Gabriel Celaya, para ganar abrumadoramente la Presidencia, el Congreso, las gubernaturas y alcaldías en juego.

De continuar, consolidar, profundizar -con Claudia Sheinbaum en la presidencia- el legado de Andrés Manuel López Obrador y la Transformación pacífica, democrática y en libertad de México y no de disputarse un puñado de cargos se trata.

¿Ser una fuerza qué, desde dentro, carcome a otra fuerza?

¿Trabajar para estar en la boleta del 2030 en lugar de luchar junto a Claudia?

Un dirigente como tú -tendríamos que decirle- siempre será bienvenido; esta es tu casa, tú ayudaste a construirla, pero así como quieres, así no Marcelo.


  • Epigmenio Ibarra
  • Periodista y productor. Fundador de la prodcutora Argos. Corresponsal de guerra entre 1980 y 1990 / Escribe todos los miércoles su columna "Itinerarios"
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.