La objeción de conciencia

  • Columna de Fernando Rangel de León
  • Fernando Rangel de León

Laguna /

Con motivo de haberse despenalizado el aborto que se realice antes de las 12 semanas de embarazo, la ley dejó en libertad al personal médico profesional y de enfermería para que lo practicara; pero como hubo algunos médicos y enfermeras que no estaban de acuerdo en realizarlo, entonces se negaban a practicarlo, aun siendo empleados de las instituciones públicas y privadas de salud, a las que debían obediencia.

Para justificar su negativa a practicar abortos, el personal médico profesional y de enfermería empezó a invocar para ello el derecho humano ahora conocido como objeción de conciencia “para excusarse a realizar un acto médico, legalmente aprobado y jurídicamente exigible, al considerarlo incompatible con sus convicciones religiosas, principios morales o de conciencia ética”, y que amplió a todos los demás actos médicos como por ejemplo la eutanasia, la transfusión de sangre, trasplante de órganos, la selección de sexo mediante espermatozoides X o Y, o la información policiaca.

Para ese efecto, la Cámara de Diputados aprobó el 31 de octubre de este año un dictamen para adicionar a la Ley General de Salud, artículos en los que no podrá invocarse la objeción de conciencia cuando se encuentre en riesgo de vida, en situaciones de urgencia médica y cuando sea una carga desproporcionada para el paciente; pero en todo caso deberá avisarse oportunamente la objeción de conciencia, para que los objetores de conciencia inmediatamente sean suplidos por médicos y enfermeras no objetoras de conciencia, que están obligadas las instituciones de salud a tenerlos a la mano.

Este dictamen se encuentra ahora en la Cámara de Senadores, para su estudio, análisis, discusión y aprobación; y está dando lugar a sopesar los valores que están en juego en la objeción de conciencia: por un lado está el valor de la libertad individual, del derecho personal de creencia religiosa o moral, que es innato en el hombre y la mujer, de decidir hacer o no hacer determinado acto; y por el otro está el valor de la salud, de la integridad física, y sobre todo de la vida, que en nuestro concepto son valores superiores a aquellos; y que estas reformas a la ley pretenden armonizar.

Si el Senado de la República, quiere mejorar el dictamen de la Cámara de Diputados, debe de adicionar artículos a la Ley General de Salud, en los que se prepare y se capacite al personal médico y de enfermería en materia de objeción de conciencia, para que no se abuse de ella en perjuicio de los pacientes, de los necesitados de salud y de los que quieren prolongar su vida.


rangut@hotmail.com

Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.