Una ventana al universo

Quedarse en casa

Gerardo A. Rizo

En estos días en que por motivos de la emergencia que se le ha presentado a toda la humanidad tenemos que permanecer en casa, saliendo solamente para hacer o atender asuntos realmente necesarios, tenemos que organizar el tiempo de nuestros compromisos laborales si los podemos ejecutar desde nuestros hogares, y estructurar el resto del tiempo en actividades que nos permitan mantener un estado de cordura. Una que podemos realizar es la de la lectura; es tiempo de realizar astronomía de estudio,  ya que las reuniones a conferencias y campamentos de observación en el campo han sido suspendidas temporalmente. Podemos acercarnos a las estrellas por medio de un libro; recomendaré dos, uno de ciencia ficción para entretenernos y echar a volar la imaginación, otro de datos astronómicos que nos llevarán a comprender mejor el universo que habitamos, y así librarnos un poco de nuestra dosis actual de “soma” (Internet y Netflix): Un mundo feliz, del escritor británico Aldous Huxley, publicada en 1932, describe una distopía muy parecida a los tiempos actuales, donde el ser humano piensa que domina el mundo que le rodea por medio de la tecnología y control de los medios de comunicación e información; creemos que somos felices sin darnos cuenta de nuestra esclavitud a la tecnología y los roles que nos toca realizar en esta sociedad globalizada. La influencia de esta historia la podemos encontrar en el pensamiento cultural e intelectual del transhumanismo, principalmente en la obra, Las partículas elementales, del novelista Michel Houellebecq. El otro libro, escrito por uno de los más famosos astrónomos aficionados de los últimos tiempos, Donald Machholz, nacido en 1952 en el vecino país del norte, descubridor de una gran cantidad de cometas, doce hasta este día, los cuales llevan su nombre, por ejemplo, el más reciente, C/2018 V1 Machholz-Fujikawa-Iwamoto, e iniciador del llamado Maratón Messier, que consiste en la observación de 110 objetos celestes en una sola noche; El maratón Messier, guía de observación, de Cambridge University Press. A nivel internacional se suspendió este evento que tendría fecha de observación para el sábado 21 de marzo al domingo 22; este libro nos dará los consejos necesarios para que el próximo año llevemos a cabo el maratón con mejores posibilidades de éxito. Para la observación de las estrellas, tenemos una pequeña ventana, el patio o jardín de nuestra casa, pero la contaminación sólo nos permitirá ver en condiciones adecuadas un máximo de 14 estrellas, cuando el Bright Star Catalogue contabiliza 9096 estrellas visibles a simple vista en el cielo de ambos hemisferios. Con prismáticos de 50 mm ya puedes ver unas 217,000. Un pequeño telescopio de 3 pulgadas te abre una ventana a 5,3 millones de estrellas, y uno fabricado en la Sociedad Astronómica Guadalajara 8f6, te permite ver cerca de 380 millones de estrellas. ¿Entonces cuántas estrellas hay en el universo observable? El investigador Kornreich utilizó un estimado de 10 billones de galaxias, multiplicado eso por los 100 mil millones de estrellas estimados de la Vía Láctea da como resultado: 1,000,000,000,000,000,000,000,000 estrellas, o un "1" con 24 ceros después, un número muy grande. Pero los virus que son las entidades biológicas más abundantes en nuestro planeta, ¿cuántos hay? Según los investigadores, hay cerca de un “1” con 31 ceros, ¡un número abrumador! Mejor en estas noches despejadas salgamos al patio y meditemos sobre esos puntos luminosos de la bóveda celeste.


www.sagdl.org

OPINIONES MÁS VISTAS