Día con día

El aeropuerto va desnudo

Héctor Aguilar Camín

Ana María Olabuenaga ha puesto a circular desde las páginas de MILENIO uno de los mayores escándalos de difusión y credulidad que se han registrado en este gobierno (https://bit.ly/3mbiZJ9).

Me refiero a que le puso números a lo que va a ser en la realidad el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, algo muy distinto de lo que ese aeropuerto ha venido siendo en la ensoñación y/o la ignorancia colectiva, nutridas por la versión oficial.

Lo notable del caso es que el gobierno no mintió gran cosa en ninguna de sus versiones sobre lo que va a ser el nuevo aeropuerto.

En algunas versiones subió un poco las tintas, pero nada más. Nunca dijo que iba a hacer un aeropuerto más grande que el cancelado NAIM o el existente Benito Juárez. 

Lo que sí sucedió es que, en medio de la discusión política sobre el proyecto y el ruido mediático en torno a él, no quedó claro nunca qué tan ridículamente pequeño iba a ser el aeropuerto sustituto, ni cuánto más caro y más malo.

Olabuenaga dijo, como en el cuento: abran los ojos, ese aeropuerto va desnudo. Tomó como guía el indicador de cuántas posiciones va a tener el Felipe Ángeles para que los aviones puedan desembarcar a sus pasajeros.

Las dos terminales del Aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México tienen hoy 74 posiciones de embarque directo y 21 posiciones móviles. El Nuevo Aeropuerto Internacional de México iba a tener 120 posiciones.

“Santa Lucía tendrá 14”, informa Olabuenaga. “La décima parte. Como referencia, quizá le sirva saber que Guadalajara tiene 12 posiciones fijas y 15 remotas y el aeropuerto de Atlanta tiene 195”.

“¿El precio?”, sigue Olabuenaga: “Texcoco iba a costar 150 mil millones de pesos, Santa Lucía lleva 80 mil, más los 100 mil que según el Presidente costó cancelar Texcoco“.

Según los “militares a cargo de la obra”, termina Olabuenaga, “si las condiciones lo permiten, en 10 o 15 años Santa Lucía podrá tener otras 14 posiciones y en 2042, 6 más... El Aeropuerto de la Ciudad de México hoy tiene... lo que Santa Lucía jamás tendrá”.

El aeropuerto Felipe Ángeles va desnudo.

Héctor Aguilar Camín

hector.aguilarcamin@milenio.com


OPINIONES MÁS VISTAS