El país de las maravillas

Coronavirus: la crisis y la oportunidad

Horacio Salazar

En chino, la palabra weiji la forman dos ideogramas que significan, respetivamente, “riesgo” y “oportunidad”. Este es un tema reiterado en los diálogos sobre motivación, pero una búsqueda curiosa revela que esto no es cierto. Pero me atreveré a decir que debería serlo y la crisis que vivimos hoy por el coronavirus deberíamos aprovecharla, convertirla en una oportunidad para reinventarnos.

Para millones de mexicanos, el coronavirus es todavía algo así como el coco: entidad abstracta convocada por quién sabe qué fuerzas malévolas para algún nefasto propósito. Ven al Presidente tomar las cosas con humor y desenfado, y se dicen para su fuero interno que seguramente todo saldrá bien. Después de todo, ¿no somos los mexicanos un grupo étnico particularmente garrudo y resiliente? Y como pasan los días sin que el desastre llegue, su noción se confirma.

Craso error. El crecimiento en el número de infecciones, de casos sospechosos y del ocasional deceso, nos dice que el fenómeno apenas inicia. A regañadientes, porque el que no trabaja no come, poco a poco hemos entrado en una dinámica de distanciamiento social a la que llegamos casi a empellones, a causa del manejo ambiguo de las autoridades.

Bueno, eso se acabó.

Esta es la hora aguantar con paciencia, con tranquilidad, con la ayuda de familiares y amigos, a que las primeras oleadas del contagio pasen. Si nos va bien, y ojalá que así sea, el coronavirus será como una pesadilla larga y empezará lo verdaderamente difícil, que será aprender a vivir en una nueva realidad.

No importa si las cosas se hicieron mal, o si los modelos en que se basó la respuesta estaban errados, si el sistema nacional de salud está terriblemente apaleado y si hay grupos políticos buscando sacar provecho de la situación. Lo que se hizo, lo que se sigue haciendo, es una estrategia que se eligió deliberadamente, y a nosotros nos toca, como ciudadanos, hacer lo nuestro porque el impacto sea menor en magnitud y más extendido en el tiempo. Literalmente lo mejor que podemos hacer ahora es aguantar con paciencia a que pase el temporal y tener confianza. Confianza en que la epidemia cederá y en que de ella aprenderemos no solo ciencia sino, sobre todo, solidaridad y empatía.

Dice mi sobrina Adriana que se aburre. Mi hijo, aunque totalmente digital, también se exaspera un poco. Pero hay que pensar en quienes no pueden darse el lujo de aburrirse; en quienes enfrentan esta situación sin herramientas ni recursos; en quienes cada día siguen dando la pelea por mantener los engranes de la sociedad girando. No desperdiciemos esta oportunidad de convertirnos en una versión más noble de nosotros mismos.

OPINIONES MÁS VISTAS