MNT, mosaico de puro talento

Ciudad de México /

Me fascina el teatro porque nunca deja de sorprenderme. Si en algún momento llego a pensar que ya lo he visto todo, aparece algo o alguien que propicia una nueva vuelta de tuerca y… ¡wow!

Esta sensación la he repetido varias veces a lo largo de los últimos 10 días al vivir y vibrar la Muestra Nacional de Teatro, que este sábado 18 concluyó en Guadalajara, su edición número 43, y para la cual todos los calificativos se quedan cortos.

Si bien la maravilla es cualitativa, también aplica a lo cuantitativo. Como botón de muestra he de mencionar que en solo tres días disfruté de once puestas en escena, cuatro conversatorios, dos presentaciones de libros y conocí seis maravillosos espacios escénicos…

¡Uf; qué cansado!, pensarán algunos; pero a juzgar por el ánimo y el buen ambiente que se vivía durante los traslados de un teatro a otro, o durante las horas de comida, creo --¡estoy seguro!-- que los cientos de asistentes vivieron y opinan lo mismo: ¡Inolvidable y maravilloso!

He aquí media docena de los montajes que tuve el placer de ver:

Los tres primeros coinciden en haber surgido en el seno mismo de sus respectivas compañías, que muestran su cotidianidad, sus problemas cercanos, sus intereses.

La compañía Pies hinchados, de Jalisco, presentó en el Teatro experimental la obra Raro, una mirada desde lo invisible, que muestra el mundo de personas con discapacidad, con ejecutantes que viven en esas circunstancias.

Desde Sonora, llegó Revancha, puesta en escena en el que la compañía Abemus teatro, plasma la vida de los internos en un penal ligados al narcotráfico. El montaje es lúdico, divertido, creativo, emotivo.

Muy cerca del mar. Instante 1: El peri, es el título de la divertida y muy musical puesta en escena de la compañía Bosce, de Tamaulipas. El surgimiento, crecimiento y actualidad de un barrio popular, en el que el baile, que contagió a todo el público, es parte de la historia.

Otro montaje que llamó poderosamente la atención fue Pantone. El color nos define, en el que el Colectivo área 51, mostró vía la técnica de teatro Verbatim (en la que los intérpretes exteriorizan los testimonios reales, que escuchan a través de audífonos). La desigualdad entre los distintos grupos étnicos que vivimos en México es el tema de la puesta en escena.

El clásico de Albert Camus, Calígula se presentó en el majestuoso escenario del teatro Degollado. La ambición en la política, que no tiene frenos ni escrúpulos es el tema de esta puesta en escena del grupo Deap films, de Nuevo León, que acercó la trama a la realidad nacional.

Y la Casa Reforma dio cabida a El fantástico mundo de los títeres, de Coahuila. El Teatro Carpa Caligari divirtió al público que se trasladó a principios del siglo XX en el que chistes políticos se entremezclaron con música, bailes y una técnica impresionante para manejar a estas figuras.

No tuve oportunidad de verla, pero todos los que sí, dicen que uno de los mejores montajes de esta muestra fue Nativos digitales de la compañía Metamorfina Teatro, en la que cuatro jóvenes cantantes/actores y dos músicos, brindaron una puesta en escena poderosa armada a ritmo de hip hop. Ellos llegaron desde Querétaro y ojalá podamos verlos pronto en todo el país.

Por lo que toca a los conversatorios hablaré brevemente de dos: La práctica de lo comunitario y En busca de audiencias.

En el primero bajo la muy amorosa, ingeniosa y efectiva moderación de Mariana Villalpando, representantes de cuatro compañías comunitarias compartieron sus experiencias, logros, aprendizajes,..

Laboratorio teatro campesino, Mulato teatro, Manzanitas escena y El hilo de Ariadna son los grupos que conmovieron con sus exitosos procesos.

En busca de las audiencias congregó a cientos de personas (presencial o a distancia) para escuchar al productor Morris Gilbert y al coordinador nacional de teatro, Daniel Miranda, hablar de lo complicado que es atraer al público, y cómo lo han conseguido a lo largo de los años, desde sus distintas trincheras.

Vital es también el programa Jóvenes a la muestra, que congrega a un representante (menor de 25 años) de cada entidad del país, que viven toda la muestra, aprenden, comparten y se llevan todo a sus lugares de origen, para sembrarlo por allá.

Felicidades a cada uno de los integrantes de los equipos que coordinan perfectamente las decenas de actividades en las que participan un millar de personas a lo largo de 10 días, que a mí me volvieron a emocionar y sorprender por el teatro estupendo que se hace en nuestro país.

¡Hasta la próxima Muestra Nacional de teatro!


  • Hugo Hernández
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.