Ekos

Así llegamos a una elección histórica

Javier García Bejos

Este domingo seremos participes de las elecciones más grandes de la historia de este país. La expectativa que han generado estos comicios no tiene precedentes, y esto llama la atención puesto que se trata de una elección intermedia, y estas no suelen levantar mucho entusiasmo. El hecho de que esta pueda ser la elección intermedia más votada de la historia, se estima que votaran más de 50 millones de mexicanos, también le da un matiz especial, puesto que está en juego el futuro del país. Así pues, el panorama para estos comicios resulta de gran interés y quisiera señalar algunos de los aspectos más relevantes.

El clima político

Por un lado, tenemos a un frente opositor que logró unir a partidos tan dispares como el PRI, el PAN y el PRD. Al paso de los días, queda claro que en diputaciones, municipios y en carreras estatales, la capacidad de triunfo de la coalición frente a Morena es real y ello podría cambiar la realidad política de México. También es importante mencionar que pese a la existencia de este frente opositor al gobierno actual, no existen grandes propuestas y la narrativa electoral se reduce a la dicotomía de votar a favor o en contra de la 4T.

A la par de esta agitación meramente política, hemos sido testigos de un clima de violencia inaudito: candidatos asesinados, secuestrados, intimidados… además de un constante jaloneo entre el Ejecutivo y la autoridad electoral y a ello se suman las candidaturas de Morena que el INE anuló (Salgado Macedonio y Raúl Morón) que calentaron aún más los ánimos, esto sin duda es una anomalía preocupante, puesto que desde que existen elecciones democráticas en México, estas habían sucedido con relativa normalidad.

En ese sentido, no sorprende el hecho de que la prensa extranjera haya tomado partido contra el presidente; pareciera que su intención es advertir al régimen sobre cualquier actuación fuera de lo democráticamente normal.

Amén de la posible desaparición de los tres nuevos partidos y de otras dos organizaciones políticas insignia de la izquierda, el PRD y el PT, esto supone un reordenamiento del sistema de partidos que sin duda le dará forma al futuro político del país.

La participación de las mujeres

Otro aspecto que no quisiera pasar por alto, tiene que ver con la participación de las mujeres, que en estos comicios ha sido una constante, ello en parte gracias a las reformas del INE que obligan a los partidos a darle más espacio a las mujeres. Esto sin duda es un paso adelante en la equidad de género y en la apertura para la participación de las mujeres en la toma de decisiones, ya que cabe la posibilidad de que en esta jornada 5 mujeres lleguen a ser gobernadoras.

Votar, pese a la pandemia

No quiero dejar de mencionar que la agilización en el proceso de vacunación, en aras de llegar al día de la elección con más mexicanos vacunados, le ha dado incentivos al gobierno para mantener cierta ventaja. Pese a la pandemia, existe un entusiasmo genuino por acudir a las urnas y creo que eso es un aspecto positivo en términos de ejercicio democrático por parte de la ciudadanía.

El día después

Hay muchos aspectos que preocupan en esta elección, sobre todo el día después, ya que si nos fiamos de lo que nos dicen las encuestas, se esperan escenarios de triunfos en el margen, por lo que se pueden prever múltiples procesos de inconformidad y largos litigios en tribunales, y aquí hay algo que no debemos olvidar, la democracia pone en control al poder político y es mejor hacer política y participar que padecerla o sufrirla. En los últimos días el llamado en la opinión pública a votar se ha alineado con la previsión de que a mayor participación, menor margen de triunfo para el partido gobernante.

Lo único que me resta decir y abonando al discurso dominante de las últimas semanas es que nosotros somos coparticipes de la construcción de nuestro país, de sus instituciones y de la democracia. Votar es nuestro derecho y nuestra obligación, hay que ejercerlo.

Javier García Bejos


OPINIONES MÁS VISTAS