La huella del tenis en Los Cabos

El cuaderno de Jimena

Jimena Rodríguez

Jimena Rodríguez
Ciudad de México /

Después de tres años de espera, se celebra esta semana una nueva edición del Abierto de Tenis de Los Cabos, que tuvo que cancelarse en 2020 por la pandemia y disputarse a puertas cerradas en 2021.

Finalmente para su sexta edición, el ATC regresó con el anuncio no solo de su mejor cartel, sino con un nuevo venue llamado Cabo Sports Complex, nuevo estadio y lo más importante, nuevas iniciativas de apoyo a la comunidad local, que en lo personal me hacen sentir orgullosa de estar involucrada como medio y como staff en este torneo.

Por un lado, no todos los ATP categoría 250 pueden presumir tener a dos top 10 en su cartelera y más complicado aún es contar con el No. 1 del mundo mientras se disputa un 500 en Washington, donde desfilan los mejores rankeados.

El ruso Daniil Medvedev ha sorprendido de manera positiva a colegas tanto por su educación como por su disponibilidad, ha declarado estar encantado con el destino y no es secreto que su decisión de venir mucho tiene que ver con el buen trato recibido por la afición en Acapulco.

El tenis entregado esta semana ha sido más que cumplidor, empezando por la histórica victoria de un mexicano en primera ronda, dejando atrás una racha negativa de 26 partidos. Alex Hernández cautivó a su afición y después le dio batalla al No. 9 del mundo Félix Auger-Aliassime, sin embargo, es vital para un torneo que busca seguir creciendo que los grandes favoritos y mejores sembrados se mantengan en la lucha.

La venta de boletos ha sido récord, los socios comerciales están contentos y ante tanta celebración, el Abierto de Los Cabos tenía la responsabilidad social de impulsar a través de la atracción del evento iniciativas que en verdad generen un cambio a largo plazo en beneficio para el país.

Bajo el programa ATC Cares puso en marcha distintas campañas que buscan crear comunidad dentro de Los Cabos y si bien hay mucho que presumir como la alianza con Fundación Becar y Lorena Ochoa, que por cierto vino a presentar el proyecto de educación, yo me quedo con la primera edición del Family Day, donde pudimos convivir con familias y niños de escasos recursos y vivir de manera cercana la alegría que les causa tener un día dedicado a ellos con clínicas de tenis y charlas educativas, de nutrición junto a servicios de salud.

A veces aunque no sea lo que más reflectores genera dentro del mundo deportivo, es importante reconocer cuando los eventos en nuestro país están tratando de hacer algo más que solo generar dinero.

Twitter: @jiimejime

OPINIONES MÁS VISTAS