META21, La Opinión

Inmigración; el problema que viene

Jorge Reyes

Este viernes 24 de septiembre, las autoridades de Acuña y el gobierno de Coahuila, empezaron a trasladar a los contingentes de migrantes haitianos que estaban en el campamento del Parque Braulio Fernández, hacía una estancia que habilitó el Instituto Nacional de Migración.

Para muchos esto es el final de un fenómeno que no estábamos acostumbrados a ver en Coahuila, una cantidad importante de migrantes haitianos, puso en jaque las autoridades Federales, Estatales y Municipales, al llevar a la frontera, se estima que cerca de 15,000 migrantes llegaron desde varias partes de Sudamérica cruzando todo el país para intentar ingresar a tierras norteamericanas.

Sin embargo, para nada este es el final, estamos ante un fenómeno que vamos a ver mucho más seguido en nuestro país, las altas diferencias socioeconómicas entre los países en desarrollo con los altamente industrializados, la indiferencia hacía estas diferencias de los responsables y el creciente uso de redes sociales para organizarse, hacen que estos movimientos masivos sean mucho más organizados, más sencillos y sobre todo más rápidos.

Sólo para hacer una comparativa, la revolución Cubana se dio entre el 26 de julio de 1953 hasta el primero de Enero del 1959, el trabajo de Fidel Castro y el Che Guevara para ir convenciendo a las masas duró cerca de 6 años, la comunicación era boca a boca y los esfuerzos de la guerra de guerrillas tenían que ir generando una narrativa lenta que poco a poco fue convenciendo a la población, comparándola la Revolución Egipcia en Egipto del 2011, iniciaron el 25 de enero del 2011 y terminaron el 11 de febrero del mismo año. Un poco más de un mes después de las protestas iniciales. 

El nivel de organización, sobre todo de los jóvenes en las redes sociales, fue evidente desde que iniciaron las protestas hasta su dimisión poco menos de un mes después. 

Esta manera de organizarse completamente nueva llevó, a un seguidor de los hermanos musulmanes, un actor egipcio-británico y a un modesto hijo de un vendedor de fruta a hacer lo imposible y obligar al presidente Mubarak a abandonar el poder.

Este ejercicio nos dice que los movimientos sociales, son hoy en día, mucho más sencillos, rápidos y fáciles de organizar gracias a la tecnología. 

El tiempo donde se necesitaba un líder tipo Martin Luther King o Gandhi para mover a las masas pasa ya no es tan necesario, sino la habilidad de organizar a una gran cantidad de líderes en poco tiempo. 

Esto se logra fundamentalmente con las redes sociales y dotando a la gente de una visión en conjunto.

Es por eso que es extraño el modelo con el que los haitianos tuvieron el asombroso poder de movilización junto con una organización que pasó desapercibida para muchos de los agentes de migración tanto de México como de Estados Unidos. 

Poco a poco fueron llegando pequeños contingentes de personas desde diversos lugares, con un nivel de organización que solo las redes sociales junto con una estrategia bien definida pudieron haber logrado.

¿Por qué Acuña?, pueden ser varios factores, el bajo nivel de involucramiento del narco, minimizaba el riesgo a aquellos migrantes que pudieran caer en redes del crimen organizado, la cercanía a la frontera sur y sus vías de comunicación, así como características naturales más favorables para cruzar la frontera pudieron haber sido otras razones. 

Sin embargo, todos sabían exactamente a qué punto llevar del puente.

Que esperamos en el futuro, en gran medida, si no se ataca la raíz del problema, o sea que los países industrializados tengan una política donde visualicen estos fenómenos en un futuro y creen condiciones para mejorar la calidad de vida de los países en desarrollo, vamos a ver muchos más movimientos. 

Ya nos enseñaron que saben cómo organizarse y lo pueden volver a hacer.

OPINIONES MÁS VISTAS