Se vende

Cartas oceánicas

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo
/

Meses antes de la pandemia, el Barça era el primero en la lista más estimulante del futbol mundial, sentado en una montaña de dinero, tenía el título del equipo con mayores ingresos en la temporada: vendía mucho, vendía caro y vendía mejor que nadie.

Patrocinios, derechos, licencias, experiencias, abonos, boletos, camisetas, canales de televisión, producciones especiales, marcas y algunos jugadores. Millones de personas habían tenido alguna transacción comercial con el Barça y millones querían tenerla.

Pero esta carrera que le convirtió en un súper ventas del mercado, tenía un par de secretillos: el primero es que todo parecía estar apalancado a Messi y el segundo es que casi todo lo que ingresaba lo gastaba en mantener un equipo que jugara para Messi.

En el año 2000, cuando Messi siendo un niño firma su primer contrato en una servilleta, el Barça no entraba en el top 10 de los equipos con mayores ingresos en el mundo. Tres años después, cuando debuta en 2003, el Barça está colocado en la novena posición con ingresos por 140 millones de euros anuales. En 2010, al año siguiente de los seis títulos con Guardiola, el más exitoso en su historia, el Barça ya es el segundo club con mayores ingresos en el mundo alcanzando los €366 millones. En 2017, año de la última renovación de Messi, el Barça permanece en el segundo puesto ingresando €620 millones anuales; mientras que, en 2020, previo a la pandemia, fue el club de futbol que más ingresos generó con €840 millones.

La curva de crecimiento del equipo, proporcional a la curva de rendimiento del jugador, empezó a desdibujarse al llegar a su punto más alto, en ese momento, la caída fue espeluznante.

Dos años después de alcanzar la mayor cifra de ventas en la historia del futbol, el Barça ha tenido que hipotecar en poco tiempo grandes pedazos de su futuro para mantener su enorme pasado: mientras más vende, menos se pertenece.

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

OPINIONES MÁS VISTAS