La gran lealtad a los mexicanos

Ciudad de México /

Cada 9 febrero se conmemoran los hechos donde cadetes del Heroico Colegio Militar escoltaron al presidente Madero, del Castillo de Chapultepec a la entrada del Centro de la Ciudad de México, debido a que se orquestaba lo que después conocimos como la Decena Trágica.

Generar en la memoria colectiva hechos que, no importando el paso del tiempo o bien los cambios generacionales, siempre serán actuales, sobre todo cuando hay instituciones que se renuevan con el paso del tiempo y que a la vez mantienen los ejemplos del pasado, para poder demostrar a los mexicanos que el origen, por ejemplo de la lealtad, se debe mantener siempre y únicamente en favor del país, de los mexicanos y sus instituciones.

Ayer, en la conmemoración de los 111 años de la Marcha de la Lealtad, el general Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, mencionó un extracto del discurso que el presidente Madero —a tres días de haber asumido la Presidencia de México, en 1911— diera a los cadetes del Colegio Militar.

La cita del presidente Madero fue: “Aquí, en medio de vosotros, protegido por ustedes, me siento en seguridad absoluta y creo que no hay poder humano que atente contra mí, no porque esto me preocupe personalmente, pues siempre he estado dispuesto a sacrificarme por la patria, sino porque soy el representante de la nación, el primer magistrado de ella, considero que mi vida debe ser cuidada y creo que no puedo tener mejor defensa que vosotros mismos, que habéis siempre dado pruebas de estar dispuestos a derramar vuestra sangre por las instituciones, que habéis estado siempre dispuestos a defender el honor de ellas y la gloria de este Colegio de Chapultepec”.

Lealtad institucional es lo que han demostrado los oficiales egresados del Heroico Colegio Militar, y es justo en la actualidad donde conviene comprender en su totalidad que esta lealtad no puede ser a medias, o bien para un interés que no sea estrictamente nacional.

El general secretario hizo mención sobre la lealtad que los “hijos del Colegio Militar” han tenido para quien es presidente de México, recordando que ésta comenzó con el presidente Guadalupe Victoria en el año de 1827, como consecuencia de los disturbios del Plan de Montaño.

El discurso del general Sandoval explica la importancia de que la lealtad es gen permanente en los oficiales que egresan del Colegio Militar; no se puede portar el uniforme de la patria si no se entiende que la lealtad acompaña a los grandes proyectos nacionales, que evidentemente el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas les dicte.

No es solamente recordar hechos históricos, se trata de que todos los días los soldados mexicanos se encuentran al servicio de México, y como lo recalcó el general Sandoval, la atención de las fuerzas armadas a la pandemia de covid fue más allá de cualquier expectativa. Lo mismo sucede con el paso del huracán Otis, donde se sigue teniendo presencia militar para seguir atendiendo los efectos del meteoro.

Las fuerzas armadas son completamente leales a los intereses supremos del país, esa es una de las fortalezas que le dan al Ejército la confianza de los mexicanos.

El cierre del discurso del general secretario reafirma que la lealtad de los soldados es permanente a las instituciones democráticas, lealtad al pueblo, y “lealtad”, ¡gran lealtad a México!


  • Juan Ibarrola
  • j.ibarrola@cadenademando.com
  • "Columnista de seguridad y Fuerzas Armadas. Creador de @CadenaDeMando, colaborador @Milenio. Todos los sábados y lunes a las 18:00 hrs @mileniotv"
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.