Aliento temporal

Ciudad de México /

La combinación de ver la inflación bajar en muchas regiones del mundo, la posibilidad de una recesión moderada o un “aterrizaje suave” y los reportes corporativos de empresas públicas mejor a lo esperado le han devuelto algo de rendimiento a los mercados bursátiles.

La semana pasada conocimos la inflación de marzo en Estados Unidos, y el dato fue bueno, aunque en la subyacente hayamos visto una cifra ligeramente mayor a la esperada. En el mundo parece bajar, pero todavía, en casi todas las regiones, se encuentra muy por arriba de la meta de los bancos centrales. Esto lo sabíamos. Si el año pasado la inflación excedió la meta cinco o seis veces, este año debemos ver aún cifras al doble. Esta es claramente una buena noticia, pero todavía se encuentra lejos de lo deseable. Será hasta 2024 cuando podamos regresar de manera global a los objetivos.

La información económica en Estados Unidos y México también ha sido mejor a la esperada. Hay desaceleración, pero la actividad manufacturera, los servicios, el consumo, la confianza de los consumidores y la creación de empleo han seguido consistentes y, de momento, apuntan a una recesión moderada. Tampoco podemos afirmar en este momento que así será, pero ya cerrado el primer trimestre podemos decir que no fue malo. 

Arranca la temporada de reportes corporativos. De hecho, empezó el viernes con algunos bancos que también excedieron las expectativas, y fue muy bueno ver que los temores sobre la frágil situación de algunos no fuera un tema de todos. La crisis que desataron Silicon Valley Bank, Signature, First Republic y algunos otros, no es necesariamente la situación de los grandes bancos. Esta semana reportan 60 empresas, y será muy importante ver una desaceleración generalizada, al tiempo que las utilidades vuelven a ser mayores a las esperadas. Esta situación ha prevalecido en los últimos trimestres que, sin ser extraordinarios, exceden las expectativas de analistas e inversionistas. Algo que no se puede aislar es que después del reporte vienen las perspectivas; el mercado estará muy atento a esos comunicados. 

Todo parece indicar que a pesar de lo favorable que parece este entorno, en mayo los bancos centrales pueden volver a subir la tasa 0.25%, en el que para muchos puede ser el último incremento. La Fed y Banco de México así lo han expresado en sus comunicados. La tasa techo o terminal en México puede llegar a 11.50%, mientras que en Estados Unidos a 5.25%, y así quedarnos el resto del año. Las bajas en las mismas serían hasta 2024.

Mientras todo esto ocurre, el peso sigue fuerte frente al dólar y no parece haber un catalizador de que esto cambie en el corto plazo. Dicho lo anterior, para inversiones de corto plazo, los cetes son una extraordinaria opción pero, a largo plazo, sigo pensando que un portafolio diversificado en dólares es una mejor alternativa.


Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.