Con mucho cuidado

Ciudad de México /

Las cosas no han cambiado mucho. Nos seguimos moviendo entre la inflación, la política monetaria, la recesión que viene y —por si fuera poco— se sumaron los temores acerca de la salud de todo el sistema financiero como consecuencia de la quiebra de algunos bancos y la vulnerable situación de otros. 

Lo que es indudable es que el mercado no se ha movido gran cosa, no muestra un rumbo claro y seguramente estará en esa indefinición hasta que la inflación ceda y hasta ver de qué magnitud es la recesión. 

Por supuesto, también será importante que la situación de algunos bancos no empeore. Sobre este último punto hay muchas cosas claras. La primera es que la situación de tasas altas será una constante para los siguientes meses. La segunda, un menor otorgamiento de créditos. Por último, los índices de cartera vencida pueden incrementar.

Los grandes bancos, tanto en Estados Unidos como en México, están bien posicionados ante esta complicada coyuntura. No veo una crisis del sistema. Lo tengo claro es que los precios de muchas acciones siguen baratas y se van a recuperar. Es cuestión de tiempo. Es bueno mantener la calma, ser pacientes y —de tener la oportunidad— comprar dólares a los precios actuales. La FED en su reunión de mayo, tendrá que cuidar mucho sus acciones y el lenguaje. 

Es probable que la tasa vuelva a aumentar 0.25% y que Powell, en su discurso, comente sobre la inflación y la situación del sistema financiero; además, puede compartir la visión del banco central sobre la recesión y su magnitud. Muy probablemente Banxico hará lo mismo y cuidará también lo señalado. 

La semana pasada volvió a verse un dato positivo del empleo en Estados Unidos, y la información en general apunta a un menor crecimiento económico; pero de momento no apunta a una recesión profunda. 

Para esta semana esperamos noticias económicas relevantes: crecimiento en manufacturas, servicios, índices de confianza y, destacadamente, el inicio de la temporada de reportes corporativos. El viernes da el banderazo el sector financiero con los resultados del primer trimestre. ¿Qué se espera? En términos generales, desaceleración en las ventas y reducción en las utilidades. Como siempre, habrá que estar muy atentos a las perspectivas de cada una de las empresas hacia adelante. 

La temporada puede volver a ser igual; es decir, buena. En promedio, se ha observado en los últimos 5 trimestres que 70% de las empresas reportan mejor a lo esperado. Esto no quiere decir que sea extraordinario, pero sí que superan lo estimado. 

Será una semana con bajo volumen por la Pascua. Vemos un peso fuerte al mantenerse un alto diferencial entre las tasas y por la entrada de divisas al país. De corto plazo, hace sentido aprovechar el rendimiento en pesos. De mediano y largo, la construcción de portafolios en dólares y en acciones baratas hace todo el sentido.

Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.