Los peores escenarios si gana Sheinbaum

Ciudad de México /

De ninguna manera está definida la elección del domingo, pero las encuestas ubican como gran favorita a Claudia Sheinbaum. ¿Cuáles son los escenarios de distribución del voto más negativos para el país en caso de una victoria de Morena?

Arriba de la lista está el más evidente: un triunfo aplastante, en el que el partido en el poder gana la Presidencia por una diferencia significativa sobre la oposición. Un resultado así seguramente vendrá acompañado por una mayoría en el Congreso y se extenderá a numerosas victorias en las elecciones estatales y municipales, incluida la gran mayoría de las gubernaturas. 

Cualquier escenario que se acerque al “equipo completo” puede traer nefastas consecuencias para la economía y la democracia nacionales. No es sano que un partido (cualquiera que sea) gobierne sin contrapesos. Ninguno tiene el monopolio de las buenas ideas y cuando el poder es casi absoluto las posibilidades de corrupción y de abusos se disparan. Este riesgo se convierte en alarma si Morena y sus aliados alcanzan la mayoría calificada (más de dos terceras partes de los legisladores), lo que le permitirá cambiar la Constitución. ¿Quién le impedirá, por ejemplo, que ahora sí modifique el marco energético a su voluntad? ¿O que consiga marginar el INE? ¿O que tome el control de la Suprema Corte?

Paradójicamente, un triunfo arrasador por parte de Morena también puede ser malo para Sheinbaum. López Obrador y los militantes más radicales del movimiento argumentarán (con el sustento de las urnas) que la silla se la debe a ellos y que, por lo tanto, tiene la obligación de seguir su agenda. Esto limitaría significativamente el campo de maniobra de Sheinbaum. El Presidente ya le tiene el camino trazado a raíz de las 20 reformas constitucionales que propuso en enero.

Aunque parezca contraintuitivo, otro escenario que veo negativo para el país en cuanto a la votación del domingo es una victoria muy cerrada de Sheinbaum. Es verdad, un resultado así ayudará al tan importante balance de poderes. Sin embargo, un margen muy reducido puede detonar una crisis política en la que la oposición acusa a Morena de fraude y se pierde legitimidad y gobernabilidad. Si la diferencia es menor a 1%, por ejemplo, la ley electoral les otorga a los partidos políticos la facultad de solicitar un recuento parcial o total. Con instituciones debilitadas como las que tenemos y un narco fortalecido, un conflicto político de gran escala puede generar una peligrosa inestabilidad. 

En mi opinión, de ganar Sheinbaum, el margen ideal para el país es de 4-7%. De esta manera, no será tan reducido para generar demasiados cuestionamientos e inestabilidad ni tampoco tan grande para concentrar el poder en un solo partido. 

México necesita contrapesos. Nos puede gustar o no Morena, pero por el bien del país espero que un partido no tenga la hegemonía del poder ni que tampoco los resultados electorales generen un fuerte desequilibrio político.


Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.