¿Quién se queda el voto opositor?

Ciudad de México /

Vaya disyuntiva se vive con las elecciones federales de 2024. Tres nombres aparecerán en la boleta para la Presidencia, y los mexicanos habremos de dividir los sufragios de acuerdo a nuestra preferencias. Por supuesto que esto que acabo de escribir es una obviedad, pero prometiendo dilucidar cómo se dividirá el voto.

De entrada Claudia Sheinabum recibirá el voto duro morenista. En su partido estiman con optimismo que serán unos 40 millones de sufragios, aunque yo creo que serán menos de los 30 millones de Andrés Manuel López Obrador. Lo cierto es que hay una buena cantidad de personas que confían en el proyecto de la 4T, y otra que además recibe un apoyo monetario y que por eso se siente obligada moralmente a votar por la doctora. Nada nuevo bajo el Sol.

Donde habrá una lucha interesante es del lado opositor. Hasta hace unas semanas la única precandidata era Xóchitl Gálvez, del polifacético Frente Amplio por México rebautizado ahora con el cursi nombre de Fuerza y Corazón por México. De entrada ella era la receptora natural de los votos anti-AMLO, pero al conformar Movimiento Ciudadano que tendrá en Samuel García a su candidato presidencial, esos votos se dividirán.

Aunque no tengo estudios demoscópicos a la mano, mi primera impresión es que estos votos opositores se dividirán en jóvenes y adultos, principalmente los adultos mayores. De las conversaciones que he tenido en días recientes veo que los votantes de 18 a 30 años ven en el gobernador de Nuevo León a alguien si bien no tiene mucha experiencia como gobernante, sí lo identifican como alguien joven (36 años), arrojado, con ímpetu con una visión del mundo que no todos comparten o entienden.

Del otro lado hay una generación más experimentada, con años (sexenios, diría) de sufrir gobiernos que no les convencen, y que encuentran en Xóchitl Gálvez a una mujer madura (que no vieja), con experiencia de gobierno y con faldas y/o pantalones para enfrentar al gobierno morenista. Alguien entrona, con tamaños.

La distancia generacional entre ambas opciones opositoras es marcada. Y me parece que hay una franja indecisa (cuarentones principalmente) que son opositores, pero no han terminado de decidir.

Cuando las elecciones son a tercios una de las partes tiende a derrumbarse. No será la de la 4T. Es cosa de ver quién de los candidatos opositores logra atraer a los indecisos y, casi a punto de la jornada electoral, al voto útil.


  • Manuel Baeza
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.