La causa y lo causado

La escuela es nuestra, es de todos

Miguel Barbosa

El programa La Escuela es Nuestra consiste en destinar fondos para mantenimiento y atención de 170 mil planteles del país. Cada escuela va a manejar sus recursos para construcción, rehabilitación y mantenimiento de las aulas. Consta de dos etapas: en la primera etapa, 100 mil escuelas, las más abandonadas, las que están en las comunidades indígenas y en las zonas marginadas; en la segunda etapa, 70 mil más, para cubrir las 170 mil.

Es un programa muy importante. En la primera etapa, con la participación de los gobiernos estatales, se destinarán más de 20 mil millones de pesos. La esencia de este programa consiste en que los recursos llegarán directamente a las escuelas. Se van a entregar los recursos, el presupuesto para el año, a las sociedades de padres de familia, para que ellos decidan cómo manejar dichos fondos, en qué invertirlos. Es decir que el dinero de construcción, de mantenimiento de escuelas no va a pasar por todas las instancias del gobierno federal, estatal ni municipal, sino que va a llegar directo de la Tesorería de la Federación a la sociedad de padres de familia; las asambleas de padres de familia van a decidir cómo van a aplicar dichos fondos.

Estoy convencido que la democracia es el gobierno del pueblo, para el pueblo, con el pueblo. Estos se manejarán con honradez para que se mejoren las escuelas donde estudian los niños. Debemos confiar en la sociedad. Los padres de familia cuidarán muy bien esos recursos, los harán rendir mucho más que si se manejan por las instancias de gobierno o con contratistas.

En anteriores gobiernos, una cantidad incalculable de recursos se perdió en moches, mordidas, piquetes de ojos, en suma, en actos de corrupción. En muchas ocasiones se destinan apoyos, pero nunca llegaban a su destino final, los recursos se quedaban en el camino o se iban mermando.

En esta nueva etapa de la República no habrá más dinero perdido en burocracia o corrupción. Este programa se basa en una nueva relación entre la sociedad y el gobierno. En el nuevo régimen que estamos construyendo, la confianza es un factor muy importante. Este programa es también una forma de restablecer la confianza entre sociedad y gobierno. En el caso particular de este programa, los padres son los más interesados en que sus hijas e hijos tengan una escuela digna. Estoy seguro que con este programa se va a hacer más con menos.

Para nosotros, es muy satisfactorio que este importante programa inicie en Puebla. El Presidente nos lo propuso y de inmediato dijimos que sí. La Federación va a aportar 50 por ciento y el gobierno de Puebla el otro 50 por ciento. Estoy seguro que la gobernadora, la jefa de gobierno y los otros gobernadores harán lo mismo: 10 mil millones de la Federación y 10 mil millones de aportación de los gobiernos estatales para mejorar la situación tan lamentable de abandono en que se encuentran las escuelas del país.

@MBarbosaMX

OPINIONES MÁS VISTAS