Lemus, el líder

Jalisco /

No parece extraño ni remoto que en Palacio Nacional y en las estructuras de Morena, exista una preocupación con respecto a Jalisco. El padrón electoral es superior a los seis millones de posibles sufragantes, mismos que tendrán que elegir no solamente a un gobernador sino a 125 presidentes municipales y la renovación del Congreso estatal, más diputados federales, senadores y desde luego la presidencia de la república. Es decir, se trata de la tercera entidad en importancia numérica de votantes, apenas por debajo del estado de México y la ciudad de México. Este es el peso específico con el que Morena y aliados deben intentar obtener la mayor parte posible y esto es motivo de inquietud cuando el oficialismo presidencial ha de luchar contra una oposición consolidada y que sigue vigente en la entidad.

Con todo y contra todo, debieron haber sido las indicaciones superiores el actual régimen federal y la razón por la que este “diamante de la corona” es una presea determinante en ese proceso. Sin embargo, al avance de las campañas se ha podido advertir que Morena al menos por esta ocasión, no podrá conseguir aquí sus metas. Y es que Pablo Lemus se ha convertido en un liderazgo que no se ha visto titubeante, pese a que la política de “elección de estado” decretada desde la presidencia no ha cejado ni cejará en su intento de que su principal contrincante no logre avanzar lo suficiente. Y a estas alturas todo hace pensar que incluso con el envío de muchos refuerzos que llegan desde el centro -incluida la nueva visita de la candidata presidencial morenista-, ya no se dan ni se den ya las condiciones para que en poco más de dos semanas se pueda revertir lo que cada vez se conforma como el triunfo de Lemus el próximo 2 de junio.

Pablo está demostrando ampliamente que la decisión de Movimiento Ciudadano para convertirlo en su prospecto a la gubernatura fue totalmente acertada. En lo que va de la campaña que en cuestión de días terminará, el aspirante naranja se ha dado ya a la tarea de definir todo un pre-programa de gobierno que conlleva, en buena medida, el seguimiento de las mejores acciones del actual gobierno de Enrique Alfaro, una continuidad necesaria ante la consecución de logros que merecen extenderse como fundamentales, entre ellos los de programas de salud (siete nuevos hospitales regionales, por ejemplo), la construcción y mejoramiento de planteles escolares, la construcción y mejoramiento de la red carretera estatal, mi macro periférico, sus rutas alimentadoras y el transporte urbano (con la definición de una nueva línea del tren ligero que llegue hasta el aeropuerto, entre otras), la consolidación de los sistemas de abasto de agua potable y renovación de las redes, además de una serie de acciones que repercutirán en regiones y municipios.

Lemus no llega con solo promesas. Tiene una vasta experiencia acumulada en dos de los municipios más importantes del país, lo que, aunado a una formación vinculada con el desarrollo y la promoción empresarial, lo que le permite una visión más completa del quehacer público y, a la vez, de los factores esenciales de la productividad. Quizá en el tráfago de las luchas electorales estos elementos no suelen ser observados con detenimiento, pero si Pablo Lemus está al frente de los sondeos y encuestas realizados, no es por casualidad. Existe una plataforma política cuyas ventajas han sido objeto de una amplia percepción social y, particularmente, la confianza de los jaliscienses en mantener un concepto de autonomía y autodeterminación, no son tan susceptibles como se cree a los vaivenes de las ofertas y compromisos que no se aprecian reales. De ahí que Lemus se convierta en el líder necesario en esos tiempos para que Jalisco pueda seguir con un programa de gobierno más acorde con los designios de los propios jaliscienses.

Precisamente en una de sus más recientes ediciones, MILENIO dio a conocer un análisis de evaluación entre encuestas convincentes y otros métodos de sondeo, en los que se aprecia ya una posición cada vez más definida en cuanto a perspectivas electorales en el estado. Dicho análisis incluso ha sido ya replicado por otros medios nacionales que conceden una ventaja a Lemus que parece ya muy difícil de igualar o superar. Para los jaliscienses, el 2 de junio no es una cuestión de “mero trámite” como de manera desafortunada ha señalado la candidata presidencial morenista. No, aquí la elección se toma muy en serio y los habitantes de esta tierra sí decidirán su propio destino, mismo que durante los próximos seis años ya tiene nombre y apellidos: Jesús Pablo Lemus Navarro.


Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.