Sueño mundialista

Ciudad de México /

Han pasado algunos días desde que regresamos de la Copa del Mundo FIBA. Vienen a mi mente los recuerdos de todo el camino recorrido para que este sueño se convirtiera en realidad.

Llegan pensamientos de cómo inicié en el basquetbol. Mi primer contacto con el deporte fue la lucha libre; mi padre era promotor del pancracio en Nogales. Era común que luchadores como el Santo, Blue Demon, La Parka, etc., fueran los domingos a mi casa y yo eventualmente empecé a practicarla. Posiblemente si el basquetbol no se hubiera cruzado en mi camino, sería luchador o beisbolista, porque también practiqué el rey de los deportes.

La persona que hizo que me interesara en el deporte ráfaga fue mi hermano mayor, Gustavo; empezó a jugar y a llevarme con él. Fue ahí donde me di cuenta que me gustaba y tenía habilidades para practicarlo.

Cuando tenía diez años, Víctor Mariscal y Horacio Llamas fueron a jugar a Nogales y fue cuando terminé de enamorarme de este deporte. Me inspiraron a querer dedicarme profesionalmente al basquetbol y, gracias a que debuté a los 16 años en la Selección, pude compartir la duela con ellos.

Como jugador cumplí muchos objetivos, pero uno siempre quiere más. Me dieron la responsabilidad de ser entrenador de la Selección Mexicana y dos años después, gracias al magnífico trabajo de los jugadores que ha estado en este proceso y al gran staff que está a mi lado, clasificamos a una Copa del Mundo.

Fueron meses de luchar para que el basquetbol de México regresara al lugar que se merece. Nuestro país solamente ha estado en dos Mundiales en los últimos 50 años y únicamente ha ganado cuatro juegos en un evento de esta magnitud, dos en el 2014 y dos en esta edición.

No es fácil, créanmelo. Jugar contra países que cada cuatro años están ahí en el máximo nivel y que tienen jugadores de NBA o de Euroliga; por eso hay que reconocer que lo que hicieron nuestros jugadores es extraordinario.

Estoy convencido de que los mexicanos podemos lograr todo lo que nos propongamos. Los retos no se terminan, el más importante es mantener a nuestra Selección en competencias internacionales, es la única manera en la que cada vez competiremos de mejor forma. Estaremos en los Juegos Panamericanos y en los clasificatorios de la Americup, además, con el logro de haber finalizado en el lugar 25 del ranking mundial, clasificamos al repechaje olímpico.

Muchas gracias a todas las personas que nos han apoyado y que creen en nosotros.

“Esta selección es de todos #nadanosdetiene”


  • Omar Quintero
  • Entrenador Selección Mexicana de Basquetbol
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.