Mejores prácticas de manejo del agua

Ciudad de México /

Adquirí información in situ reciente de dos países cuya prioridad de sobrevivencia es el manejo de su agua: Países Bajos y Singapur. En Países Bajos, manejar eficientemente el agua es prioridad nacional por el riesgo de inundación. Y esa amenaza los neerlandeses la han convertido en una oportunidad. El manejo minucioso del agua ha unido al país alrededor de la optimización del manejo y conservación de sus recursos naturales, convirtiéndolo en un vergel productivo que con la investigación especializada y la ciencia aplicada optimiza el uso de cada centímetro de su tierra, donde lo urbano se mezcla con lo rural en un paisaje de alta calidad y nivel de vida en gran igualdad y bienestar. Los sistemas de administración del agua son muy parecidos a los mexicanos, divididos en distritos administrativos, pero donde cada Autoridad del Agua local, a diferencia de la mexicana, es efectiva en supervisar que las ciudades y empresas traten sus deshechos y preserven sus ríos y lagos, y sancionarlas en su caso. Otra lección es el uso generalizado de sistemas de eficiencia del uso del agua agrícola, donde la norma es la autorregeneración y el uso “cero neto” de los recursos de producción, incluida el agua: lo que gasta cada unidad agrícola lo recupera y reusa en el proceso. Y otra lección es que los neerlandeses están más allá de la conciencia del cambio climático, imbuidos en un proceso de adaptación al mismo.

En Singapur encontré un resultado similar: el país ha tornado su escasez de agua en una oportunidad de construir un espacio urbano de equilibrio entre la naturaleza y el cemento, creando lagos-reservorios y jardines-esponja como soluciones urbanas de sobrevivencia. Las vecindades de 10 minutos de a pie en autosuficiencia minimizan el uso de energía y contaminación del transporte motriz. La solución urbana vertical no solo se manifiesta hacia arriba, sino también hacia abajo, donde la infraestructura de alta tecnología está dedicada a convertir sus deshechos en agua nueva, energía y tierra nueva.

Todo esto lo podemos lograr en México. Tenemos los recursos científicos y el financiamiento sin costo es posible en el mercado de carbono. Necesitamos liderazgo, organización, pero sobre todo y como en todo, supervisión y rendición de cuentas.


  • Patricia Armendáriz
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.