Contragolpe

Un Juego de Caballeros

Raúl de la Cruz

Ante la inactividad del deporte en todos sus ámbitos en el mundo entero no nos resta más que buscar alternativas en las series relacionadas que se transmiten en las plataformas digitales, Netflix, por ejemplo. En este caso me di a la tarea de ver una serie corta que se llama “Un juego para Caballeros” que trata de los orígenes del futbol organizado- Esta miniserie es la más reciente apuesta de Fellowes, quien lleva a Netflix la historia de los orígenes del futbol moderno, trasladando a los espectadores a la Inglaterra de fines del siglo XIX y a una narración que tiene como eje a dos personajes protagónicos. Ellos son Arthur Kinnaird (Edward Holcroft), el hijo de un barón y banquero, que se educó en el prestigioso Eton College y a Fergus Suter (Kevin Guthrie), un albañil que jugaba futbol en Escocia. El relato, se inicia centrado precisamente en Suter, cuando viaja desde su natal Glasgow al condado inglés de Lancashire, en compañía de su mejor amigo Jimmy Love (James Harkness). Su destino es el poblado de Darwen, específicamente la fábrica de tela de algodón de James Walsh (Craig Parkinson), quien además es la cabeza del equipo de futbol de la localidad y que componen trabajadores de su empresa. Desde ese pequeño poblado obrero, la miniserie viaja hasta Londres, donde Kinnaird capitanea a The Old Etonians, equipo conformado por sus compañeros de colegio, todos parten de la aristocracia y que incluye a los dirigentes de la primera Asociación de Futbol. Esta última, conocida en inglés como FA (The Football Association), es la encargada de poner las reglas a ese deporte, entre las que incluía que sus participantes no debían recibir pago alguno. Sin embargo, varios kilómetros al norte de Londres, Suter y Love llegaban al Darwen FC por un sueldo, convirtiéndose en los primeros futbolistas profesionales de la historia. Sin embargo, desde Glasgow, Suter llegó con nuevas tácticas para su práctica. Si bien el juego el eje del relato, este también permite conocer las divisiones sociales de la época. Como en el caso de Kinnaird, que debe probar a su estricto padre que es más que un jugador de futbol. Y más tarde es testigo de cómo los habitantes de Darwen son afectados por la crisis de la industria local del hilado de algodón. Así, con una mezcla de deporte, historia y drama. Miniserie bastante recomendable aunque también sugiero, la Docuserie sobre Aaron Hernández “En la mente de un asesino”, que nos relata la historia de una estrella del fútbol americano a asesino convicto astro de los Patriots de Nueva Inglaterra que terminó con su vida a los 27 años

OPINIONES MÁS VISTAS