Inhibir el reclutamiento del crimen organizado

Ciudad de México /

El crimen organizado es la quinta fuente más grande de empleo en México. Según una investigación celebrada por la revista Science, actualmente hay alrededor de 175 mil personas trabajando para las empresas delincuenciales.

Esta cifra sería superior al número de plazas con las que cuenta la empresa paraestatal Pemex o las tiendas de conveniencia Oxxo.

La inmensa mayoría de estas personas tienen menos de 29 años y la edad de reclutamiento ha bajado en los últimos años. Entre 35 y 45 mil empleados del narco son niñas, niños o adolescentes. Es decir, entre un 20 y un 25% del total reclutado es menor de edad.

El investigador Rafael Prieto Curiel propone como estrategia para debilitar a estas empresas ilegales inhibir la incorporación de nuevo personal.

Dificulta esta solución el que sea prácticamente imposible competir desde el punto de vista de los ingresos económicos. Los sueldos que paga este poderoso empleador son superiores al salario promedio que se ofrece a los jóvenes mexicanos.

A esto se debe el fracaso del programa Jóvenes Construyendo el Futuro. Los apoyos entregados por el gobierno a las personas participantes están muy por debajo en comparación con los salarios ofrecidos por la criminalidad.

Es ingenuo suponer que existe la posibilidad de competir con este mercado laboral, si para hacerlo se pretende una aproximación meramente económica. No hay dinero que alcance en el tesoro público para salir airoso en una competencia así.

El Estado tendría que intervenir desde el primer momento de la carrera criminal. Es decir, evitar a toda costa el reclutamiento de menores y facilitar las condiciones para que las personas recién reclutadas puedan abandonar el sector cuando todavía están a tiempo.

Lo mismo tendría que hacerse con los jóvenes primo-delincuentes que van a dar a la cárcel por delitos relacionados con estas empresas criminales. Lamentablemente, el sistema penal mexicano está diseñado para que una vez dentro sea muy complicado para las personas abandonar a las empresas del narco.

Zoom: El diagnóstico que propone inhibir el reclutamiento es acertado. Sin embargo, poner en marcha una política eficaz para lograr este objetivo requeriría ir más allá que competir en el plano de los salarios.


  • Ricardo Raphael
  • Es columnista en el Milenio Diario, y otros medios nacionales e internacionales, Es autor, entre otros textos, de la novela Hijo de la Guerra, de los ensayos La institución ciudadana y Mirreynato, de la biografía periodística Los Socios de Elba Esther, de la crónica de viaje El Otro México y del manual de investigación Periodismo Urgente. / Escribe todos los lunes, jueves y sábado su columna Política zoom
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.