La Ibero, Brugada y Taboada

Ciudad de México /

Izquierda y derecha se reunieron y repensaron como nueva generación en Santa Fe.

Si a Clara Brugada le cuestionaron el módico costo del terregal donde luego se asentó su casa, en el proceso de regularización de Corett y corearon las preguntas de apariencia provocadora, ella les pidió ubicar el caso de Taboada y su departamento revendido al triple de su valor a un proveedor y les respondió a todas sin eludir ninguna precisión. Y de entre todas las preguntas había muchas más respecto de Morena, el presidente Andrés Manuel López Obrador o labores y acciones relacionadas con la administración de Claudia Sheinbaum.

Si a Santiago Taboada lo acusaron de ser parte de un panismo “facho” absolutamente fuera de época y criticaron su relación con el cártel inmobiliario en la alcaldía Benito Juárez —el verdadero tema a evadir dentro de su campaña—, el aspirante invitó a una de sus críticas a diseñar un proyecto de inclusión de la diversidad sexual y lanzó puyas a los morenistas sin caer en la procacidad ni responder específicamente, por ejemplo, en el caso del departamento, situado en la opinión pública desde el debate dominical.

La recepción de los estudiantes a Brugada Molina, la candidata de Morena, y a Taboada Cortina, de la alianza opositora, es reveladora del matiz adquirido por una nueva generación no lejana a la identidad básica de una comunidad antiestablishment como corazón de casi toda colectividad estudiantil.

Estamos ante la muestra de un segmento sensible, apasionado, incluso tan ingenuo como vulnerable a los discursos de la élite política; una más cercana a la comunidad y otra al individuo. ¿Abstencionistas? ¿Voto swinger? ¿Elección de los valores vividos en familia o en contra de ellos?

También asomó a la cuestionada por unos, legitimada por otros, incluido Taboada, empleabilidad por parte del PAN o del PRI de quienes preguntan con sesgo en contra de Brugada o quienes, se deslinda el candidato, pedían listas de participantes sin perfiles “problemáticos” para el panista.

Alguien grita en la sesión con Brugada que quien en ese momento cuestiona es “empleado de Taboada”, lo cual no niega el aludido. Una más justifica: “eso qué tiene de malo”.

Auténticamente, además, asoman tanto respaldo a favor de Brugada como una visible irritación contra “algo” dejado en el ambiente de estos años por la polarización partidista. Por supuesto, también hay apoyo al panista y priista quien no deja de llevarse una andanada de cuestionamientos.

El rector de la querida Ibero, casa de tantos de nosotros, Luis Arriaga Valenzuela, acertó al promover el encuentro de la incipiente insurgencia de las nuevas clases medias acomodadas y quien será la nueva persona gobernante, que según la más reciente encuesta, publicada ayer por El País, permanece prospectivamente en Brugada Molina.

¿Salomón Chertorivski tendrá un día de campo? El de las palomitas rechaza “los gritos como los sombrerazos” y tampoco es que los convoque mucho. Las juventudes cuentan. 


  • Salvador Guerrero Chiprés
  • "Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la CDMX. Curso Liderazgo y Efectividad Gubernamental, Los Desafíos de México, en John F. Kennedy School of Government, Harvard, enero de 2006. Doctorado obtenido en el Departamento de Gobierno De La Universidad de Essex, Inglaterra, 2004. Maestría en Comunicación por la Universidad Iberoamericana, UIA. Licenciatura en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM (Ciencias de la Comunicación), generación 1980-1983."
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.