Rosa Mexicano

Tamaulipas /

Cuando la presidenta del INE, Guadalupe Taddei, pidió a la sociedad civil, oposición y a Xóchitl Gálvez, candidata de la coalición Fuerza y Corazón por México, no utilizar este día en la movilización nacional de la marea rosa, el color rosa, nunca imaginó, ¿o sí?, el torrente de reacciones que iba a desencadenar, positivas y negativas, incluidos los memes a través de redes sociales, sobre su postura.

El término “Rosa Mexicano” se hizo tendencia este fin de semana, principalmente en X, (antes Twitter). El color es emblemático de la cultura mexicana y es calificado como vibrante y brillante, pero además la sociedad civil y los sectores a favor del movimiento establecieron que nadie puede agenciar una autoridad o propiedad sobre el mismo.

El rosa mexicano se ha convertido en un símbolo de identidad y orgullo nacional, y en los últimos meses de cara a las elecciones del 2 de junio, en la identidad de un movimiento opositor al gobierno en el poder y al partido Morena y sus aliados del PT y Verde Ecologista.

La presencia de la Marea Rosa en México destaca el papel vital de la sociedad civil en la democracia. Este movimiento, compuesto por asociaciones civiles y grupos conservadores, subraya la importancia de la participación ciudadana en la defensa de valores y principios. Se espera ahora sí la implicación de los jóvenes en estas manifestaciones, y mostrar un compromiso político y social más allá de TikTok y de canciones pegajosas, reflejando su deseo de influir en el futuro del país.

La democracia se fortalece con la voz activa de todos sus ciudadanos, y la Marea Rosa es un ejemplo de cómo la organización y el compromiso pueden impulsar cambios significativos. Se debe insistir en que la participación de los jóvenes es especialmente esperanzadora, ya que representan una generación dispuesta a luchar por un México más justo y equitativo.

En un contexto general, la ciudadanía se erige como un pilar fundamental, promoviendo el diálogo y la acción colectiva. La Marea Rosa, con su énfasis en valores tradicionales y participación activa, nos recuerda que la democracia no solo se vive en las urnas, sino en las calles y en cada acto de compromiso cívico. Con la energía y la esperanza de toda la sociedad, México puede aspirar a un futuro más prometedor y democrático.


  • Víctor Hugo Martínez
Más opiniones
MÁS DEL AUTOR

LAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.