La experiencia y el contrapeso en las elecciones 2021

META21 | Opinión

Este ejercicio democrático puede definir el rumbo de la segunda etapa del sexenio del Presidente, Andrés Manuel López Obrador.

La sabiduría y experiencia en estos momentos de pandemia y crisis económica son dos características que los votantes deberían reconocer. (Milenio Digi

Jorge Reyes Casas

Las elecciones intermedias del 2021 se encuentran a la vuelta de la esquina, el próximo 6 de junio tendremos una de las jornadas electorales más complejas e importantes de la historia de México, primero por el número de cargos de elección popular a elegir, 21,368; por la participación ciudadana que, de acuerdo a cifras del Instituto Nacional Electoral (INE) se estima en 96 millones de potenciales electores. 

Este ejercicio democrático puede definir el rumbo de la segunda etapa del sexenio del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), partido que hoy por hoy controla el Congreso de la Unión.

Indudablemente estamos ante una elección que puede ser un parteaguas importante en la historia de México; o seguimos como estamos o buscamos los contrapesos en las decisiones de gobierno, es claro el cambio siempre aparece en una elección sin embargo en esta los polarización está más fuerte que nunca.

Uno de los grandes retos de las elecciones 2021 es si los votantes podrán ver en los candidatos la importancia de la experiencia, la experiencia ayuda en momentos de crisis y si algo nos enseña esta pandemia es que necesitamos personas que tengan tanto el oficio como el camino recorrido para poder afrontar los problemas que ya vimos que no son nada sencillos.

La sabiduría y experiencia en estos momentos de pandemia y crisis económica son 2 características que los votantes deberían reconocer y exigir en sus candidatos.

El arduo trabajo, la congruencia, el compromiso y la ética profesional, son cualidades fundamentales para el buen desempeño de un cargo público. En la medida en que las autoridades cuenten con la sabiduría y la experiencia requerida para el cargo, la curva de aprendizaje se reducirá y el relevo se realizará exitosamente, con la oportunidad real de trabajar para y por la ciudadanía desde el primer momento. 

Uno de los altos precios que, como sociedad pagaremos por la inexperiencia del actual gobierno de México, son las malas decisiones y sus consecuencias en materia económica, principalmente. La cancelación de importantes obras de infraestructura, la cancelación de los fideicomisos y los desaciertos en materia de salud, son algunos ejemplos de ello.

La curva de aprendizaje de un gobierno puede ser sumamente dolorosa para los ciudadanos que, rodeados de grandes expectativas demandan la atención inmediata a sus necesidades y una solución expedita a rezagos añejos.

La población espera de sus autoridades la atención a los problemas que le aquejan en círculo de interés (necesidades de alimentación, empleo, educación, salud, agua, casa y demás) y el gran reto de los políticos es encontrar la forma de llegar al metro cuadrado de los electores y motivarlos a la acción.

La pandemia nos ha demostrado que gobernar no es sencillo y que el tener a gente sin experiencia, sin virtudes, sin talento y la sensibilidad necesaria en los altos niveles de gobierno, puede ser sumamente riesgoso. Por ello, pensar en la experiencia y la sabiduría al momento de hacer nuestra reflexión en estas elecciones, puede ser un buen indicador de por quién votar.

*Jorge Reyes Casas es director de Aeme Asesores | contacto@aemeasesores.com

​RCM

NOTAS MÁS VISTAS