“De niño fui nómada, me muevo en bici y no me da miedo el perreo”

META21

El candidato sin partido al distrito 6 local asegura que la vida lo ha llevado por múltiples caminos. Hoy habita en Monterrey, donde asegura que ya echó sus raíces. Vive con tres roomies para costear la renta y quiere hacer política honesta.

Para Roberto, andar por la ciudad en bicicleta ayuda a encarar los retos diarios. Foto: Raúl Palacios.

Kevin Recio

Cuando era niño soñaba con ser inventor, pero el peso de las grandes máquinas lo obligó a repensar su futuro. Se trata del aspirante independiente a la diputación local 6, Roberto Alviso, abiertamente gay, quien asegura que lo de hoy es el perreo y que andar en bicicleta ayuda a encarar el día a día. De cabello alborotado, se autodenomina “nómada”, ya que nació en Hermosillo, capital de Sonora, pero la vida lo llevó a la Ciudad de México, Tijuana y a Monterrey; cuenta que su departamento, en el centro de la ciudad, lo comparte con tres roomies para costear la renta.

Activista y profesor, durante seis años Roberto se concentró en cómo salir del closet ante su familia, y aunque admite que sigue siendo un reto constante, señala que estar afuera del armario es mejor.

Cuéntanos de tu niñez...

Estuve de nómada porque mi familia está vinculada al tema de ventas. Eso te lleva de un lugar a otro, como la Ciudad de México y Tijuana. Estuve en cinco escuelas. Llegué aquí a Monterrey y he echado raíces.

¿Cuál es tu sueño frustrado?

Uno de los primeros lugares que conocí cuando llegué acá fue la Casa de la Cultura, que está por la avenida Colón. Estuve en clase de guitarra, piano y teatro; en la prepa audicioné para ser El Espantapájaros del musical del Mago de Oz, pero en la parte del baile no fue mi mayor puntaje.

Supimos que estudiaste Ciencias Políticas...

Me la pasé muy bien en el Tec y me vinculé con muchos proyectos de impacto, siempre busqué becas. Estuve en Brasil, Estados Unidos, España y Bélgica, porque una de mis metas era salir, conocer, aprender y regresar a trabajar acá. Estuve muy orgulloso de conseguir la beca de la Fundación Botín, porque nos llevaban a la Universidad de Brown.

¿La bicicleta es tu herramienta de trabajo?

Moverme en bici en la ciudad es un reto. Me da dicha poder hacerlo porque es un tema de salud física y te ayuda a energizar.

¿Cómo maestro reprobaste gente?

Han sido tres personas en los dos años que he dado clases en la Prepa Tec. A veces es necesario, se aprende más de los fracasos que de los éxitos, es necesario que hagamos esa llamada de atención. Soy exigente, me gusta mucho impulsarlos, que aprendan y tengan las herramientas suficientes y definan su visión de las cosas.

¿Qué te hace diferente?

Es importante construir amistades cercanas. Creo que esta idea de muchísimos amigos no es necesariamente la mía. Tengo pocos amigos, pero muy cercanos, y son las personas con las que más comparto.

¿Cuál fue el punto de inflexión en tu vida?

Un momento clave en mi vida fue cuando mi familia se estaba yendo de Monterrey por temas laborales, pero coincidió con la época de extrema violencia en la ciudad en el 2009. Ya había entrado a la universidad y decidí reconocer que quería estar aquí y seguir creciendo como persona.

¿A qué le temes?

Por mucho tiempo, y sigue siendo un reto constante, el de contarle a mi familia y a las personas más cercanas que soy gay. Es un pro ceso que en lo personal duró seis años. Me da mucho orgullo haberlo platicado y de decirlo ante las personas.

¿Qué artista te pone a bailar y por qué no Bad Bunny?

Me gusta desde Pink Floyd hasta Eugenia León. Para bailar en la secundaria era un montón de Intocable, Duelo y pues la música evoluciona, y ahora es el reggaetón. La verdad es que no me da miedo el perreo.

¿Deportes o videojuegos?

Nunca fui mucho de videojuegos, más que de Nintendo como los de Mario y Zelda. De deportes yo creo que como cualquier mexica no obviamente jugar futbol, aunque nunca fui muy bueno, más bien encontré este gusto por la natación.

¿Eres el Pedro Kumamoto versión regia?

Pedro es un ejemplo. Quiero ser una nueva oportunidad para que las candidaturas independientes sean lo que debieron ser.

¿Tu orientación sexual te da ventaja electoral?

No, pero tampoco me da desventaja. Lo que me da ventaja es ser quien soy; más allá de eso, soy una persona comprometida, que quiere hacer política de manera honesta.

¿Qué garantiza que cumplirás tus propuestas?

El punto de partida aquí es que no voy solo, en este esfuerzo nos acompañan las vecinas y mis compañeros del Futuro Florece, con el que buscaremos fortalecer una bancada independiente. Mi propuesta principal es recuperar la seguridad de los regiomontanos.

NOTAS MÁS VISTAS