Coyol, fruta poco conocida que parece un coco pequeño

Para sacar la semilla, tradicionalmente se tiene que utilizar una piedra y golpear fuerte.

Coyoles. (Facebook)

Edith Álvarez

El coyol es una fruta poco conocida que se produce en estados de la república mexicana como Veracruz, Tabasco, Chiapas, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Oaxaca y Yucatán. Si no lo conoces, aquí te contamos algunos datos.

Los coyoles son producidos por una palmera que se conoce como palma de coyol o taberna, su nombre científico es Acrocomia aculeata.

El coyol tiene forma de óvalo, mide aproximadamente 4 centímetros de diámetro. Su piel es amarilla con verde; simula un coco pequeño.

Se producen en una palmera. (Facebook)

La semilla tarda de uno a cinco años en brotar, una vez germinada, crece con rapidez pero empieza a dar frutos a partir del cuarto o quinto año desde su germinación, por ello es que es difícil de encontrar a su venta.

Esta fruta se conoce y llega a la zona sur de Tamaulipas gracias a que se produce en el norte de Veracruz.

Así se comen

Cuando el coyol está fresco se le retira la piel, se puede chupar y comer la pulpa que es pegajosa, dulce y viscosa.

Si no se quiere comer la pulpa se puede saltar este paso e ir directamente a comer la semilla que tiene, la cual es similar a una almendra y se le conoce como coquito.

El detalle está en que para sacar la semilla se tiene que romper y la tradición es hacerlo utilizando una piedra para golpear el coyol.

Con los coyoles se elaboran diferentes alimentos como dulce y atole; si se cuecen, el fruto pierde su textura babosa.

Hay quienes cocinan o asan las semillas, incluso los sirven como botana y les agregan sal y limón.

Pero un uso más que se les da a los coyoles es como instrumento musical, pues cuando ya están secos son utilizados como cascabeles en las danzas de origen prehispánico.



EAS

NOTAS MÁS VISTAS