Mexicanos en China: una historia de amor con cuatro millones de seguidores

La pareja se mudó a China en donde fueron sorprendidos por la pandemia, teniendo que sobrevivir a la soledad con sus videos.

Mexicanos en China
Diego Almanza
Ciudad de México /

Amor, distracción y supervivencia. Llevando estas tres palabras por delante, los mexicanos Max y Noelia comenzaron su aventura por China en donde, en un mundo nuevo, personas nuevas y enfrentándose a la peor pandemia que ha azotado al planeta, iniciaron su canal en YouTube: Mexicanos en China.

Con más de tres millones de suscriptores, estos mexas de corazón han sido los responsables de llevar la cultura azteca hasta el otro lado del mundo, borrando los diferentes prejuicios que pueden existir cuando se escucha la palabra “México”.

Españoles viven su primer sismo en México; reacción al sentir el temblor se hace viral | VIDEO

Ellos son Max y Noelia, una pareja que, a base de amor y esfuerzo, pasando por capítulos de verdadera desmotivación e incertidumbre consiguieron encontrar la manera de sobrevivir. Los creadores de contenido platicaron con MILENIO desde China para contarnos todo lo que han pasado para convertirse en uno de los canales de YouTube más consumidos, no solo en México, sino en diferentes partes del mundo.

“Ha sido un choque cultural muy importante. El canal empezó porque nos dimos cuenta de que cuando tú mencionas ‘México’ o le dices a alguien que eres mexicano, lo primero que te contestan esa narcos, armas y drogas; me parecía curioso, al final aprendes a no tomártelo en serio porque es lo que se ve y se sabe. Queremos compartir esos choques culturales y hacerlos visibles para el público y se animen a profundizar en una de las dos culturas”, mencionó Max.

¿Cómo llegaron hasta China?

Tiempo antes de mudarse al país asiático, la pareja platicaba y soñaba con mudarse a China, pero poco se imaginaban que ese sueño estaba ya, muy cerca. Él graduado de la licenciatura de derecho y ella apenas cursando el segundo año de su carrera fue cuando le ofrecieron un empleo a Max en la misma China, hecho que transformó sus vidas para siempre.

“Mis papas ya tenían experiencia, ya habían venido para acá. Ellos siempre me empujaron, me dijeron ‘deberías ir a aprender chino, es un país con mucho potencial y un idioma muy bonito’, entonces yo desde que tengo 15 años ya tenía en mente que al graduarme vendría para acá. Cuando me llegó la oportunidad, Noelia me acompañó, pero estalló la pandemia, estábamos encerrados en China”.

Pandemia mundial y nacimiento del canal

Con la idea original de estar apenas unos meses en Chinan, Noelia se vio obligada a mantenerse lejos de su familia a raíz de la pandemia por covid-19: no había vuelos disponibles vivía encerrada entre cuatro paredes, sin amigos ni contactos, sin nada.

“Una experiencia muy dura. Fue ahí cuando muchas ideas comenzaron a surgir, pero a la vez el estar lejos de la familia y planes era frustrante. Empezamos a grabar videos para compartirlos con la familia, pero eso poco a poco comenzó a crecer y convertirse en una carrera, le veíamos mucho futuro. Fue una época muy dura y esos videos nos mantenían cuerdos”, recuerda Noelia.

“Acá en China el problema duró apenas unos cuantos meses. Cuando aquí empezó a abrirse todo, en el resto del mundo ocurría lo contrario”.

Grabando lo que ocurría a miles de kilómetros de casa, Max y Noelia documentaron que, en China, la gente no usaba cubrebocas; ese video fue su boleto de entrada a miles de dispositivos celulares en todo México.

“Siempre tuve la idea de hacer un canal, hicimos un video de que la gente no usaba cubrebocas y por alguna razón, mi mamá lo subió a su Facebook, alguien se lo robó y se hizo viral; ahí nos dimos cuenta de que le podría interesar a mucha gente. Comenzamos a aprender muchas cosas, nos guiaba nuestra curiosidad como mexicanos”, platican.

Ser mexicanos en China

Con una cultura sumamente diferente, con barreras como el idioma y costumbres, Max y Noelia explican su sentir en un país nuevo; “es difícil ser un mexicano en china, hay muchas barreras. La gente es muy diferente; no les hablan a los extraños, se nos queda viendo, nos toma fotos y llegó un momento en que no se nos acercaban por el temor de contagiarse porque ahora, el virus venía de fuera”. Relató Max.

Utilizando estos videos como un auténtico escape, la pareja comenzó a ponerle más amor a su contenido y transformar toda esa soledad en algo interesante para el público, que al igual que ellos, se encontraba encerrado en sus casas.

“Ha sido una terapia, toda esa soledad la canalizamos en el canal. Era un trabajo que hacíamos los fines de semana porque nos veíamos. Nos empezábamos a poner metas, pensamos que el canal ya estaba decayendo después de los 100 mil seguidores ya que se había perdido la motivación; queríamos llegar a los 500 mil así que trabajamos muy duro de la mano de YouTube, quien nos dio la confianza, y en un mes ya teníamos un millón de seguidores”.

La llegada de YouTube

Con algo de desmotivación y a punto de renunciar, un día les llegó un correo del mismísimo YouTube. Ese mail significaba una gran oportunidad y el hecho de saber que su contenido era bueno y era algo real.

“Cuando recibimos el mail de YouTube invitándonos a un programa de desarrollo porque creían en nuestro proyecto, fue una motivación enorme. Han pasado muchas cosas que no lo hemos procesado. Ahora la meta es poder ver a la familia después de 3 años. Nos gustaría tener placas de YouTube, pero de qué valdría tenerlas si no tenemos con quien compartirlas, pero el regresar a México sería renunciar al proyecto”.

“Si una de las empresas más grandes del planeta estaba dispuesta a invertir aún que sea un solo segundo en nuestro proyecto es porque alguna oportunidad deberíamos tener. Y teníamos razón”.

¿Mexicanos en todo el mundo?

Ahora las aspiraciones van creciendo y la pareja de youtubers sueñan con expandir su contenido a países como la India y llevar un poco de la siempre alegre cultura mexicana pero ahora a algo más desconocido; “queremos ahorrar suficiente para ir a la India para demostrar lo que se hace por allá”, finalizaron.

DAG

NOTAS MÁS VISTAS

¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión aquí.

Crea tu cuenta ¡GRATIS! para seguir leyendo

No te cuesta nada, únete al periodismo con carácter.

Hola, todavía no has validado tu correo electrónico

Para continuar leyendo da click en continuar.