La muerte como experiencia compartida en AL, una exposición en el Museo Amparo

Las obras de artistas como Carlos Amorales, Teresa Margolles o Carla Zaccagnini hacen un acercamiento al paisaje social, político y económico de esta región.

La exhibición alude a diversos episodios de la historia de América Latina y el Caribe. (Cortesía: Museo Amparo)

Leticia Sánchez Medel

Como un acercamiento alegórico al paisaje social, político y económico de Latinoamérica y el Caribe, donde las almas desaparecidas y los cadáveres aparecidos son víctimas de la violencia institucionalizada, la exposición El círculo que faltaba explora esta cruda realidad en la región.

Bajo la curaduría de Magali Arriola, dicho proyecto que se presenta en el Museo Amparo, alude a diversos episodios de la historia de América Latina y el Caribe.

Ramiro Martínez, director ejecutivo del Museo Amparo, dice que “la exhibición es producto de la colaboración con el Museo de Arte Moderno de Medellín y KADIST”.

Indica que la exposición tuvo que posponer su inauguración, programada para el mes de marzo, debido al confinamiento por el covid-19, pero ahora con su reapertura se retomó el proyecto.

La muerte como experiencia compartida en la región, es el eje de esta muestra, que hace una revisión desde la época de la Colonia, donde se aborda el esclavismo, pero también el capitalismo, los desaparecidos, las víctimas de las dictaduras militares, las guerrillas y las guerras civiles que han marcado a naciones como Guatemala, Paraguay, Chile, Perú o Argentina durante gran parte del siglo XX; y más recientemente los muertos de la guerra contra las drogas en países como México.

Las obras, indicó, van desde películas, documentos históricos, fotografías y objetos culturales que, con una narrativa no lineal se cuentan esas historias, desde la mirada de los artista como: Pável Aguilar, Carlos Amorales, Jonathas de Andrade, Edgardo Aragón, Fredi Casco, Rometti Costales, Sam Durant, León Ferrari, Joscelyn Gardner, Beatriz González, Pierre Huyghe, Guillermo Kuitca, Cristóbal Lehyt, Jesse Lerner, Alfredo López Morales, Teresa Margolles, Noé Martínez, Cildo Meireles, Movimiento Arte y Cultura, Eustáquio Neves, Nohemí Pérez, Naufus Ramírez Figueroa, Antonio Reynoso y Carla Zaccagnini.


Higiene y prevención en el museo

Con la entrada gratuita para todo el público, el Museo Amparo reabrió sus puertas, después de haber permaneció cerrado por casi seis meses, debido la pandemia del coronavirus.

Dado que la ciudad de Puebla se encuentra en semáforo epidemiológico color amarillo, el recinto implementó, desde hace un mes, las medidas de higiene y prevención necesarias para que todos los asistentes que decidan acudir al museo, lo hagan con la certeza de que estarán en un ambiente seguro.

Ramiro Martínez, director ejecutivo del Museo Amparo, explica que las personas que acuden al lugar recorren las salas del inmueble bajo los lineamientos exigidos por las autoridades sanitarias que contemplan que el número controlado es de 6 personas por sala, con el uso obligatorio de cubrebocas. Tienen que pasar el filtro de ingreso con tapetes desinfectantes, se les facilita gel antibacterial para las manos y se les toma la temperatura.

El director del Museo Amparo aclara que por el momento no hay visitas guiadas, pero en cada sala hay personal de servicios al público que puede contestar preguntas y dar información sobre las obras y las exposiciones.

La oferta del recinto incluye a Erick Meyenberg con su exposición Re Mayor No Es Azul, la cual se quedó montada desde marzo pasado, integrada por 12 obras y proyectos en curso del artista que sintetizan más de dos lustros de producción, que incluye dibujo, pintura y collage.

“Obviamente tenemos la Colección Permanente del Museo Amparo que abarca arte prehispánico, virreinal, moderno y contemporáneo”, precisa.

De acuerdo con el discurso museográfico de las Salas de Arte Prehispánico se ofrece a los visitantes “una introducción a la cultura y a la historia del México antiguo (1200 a.C. a 1500 d.C.), desde su geografía, organización social e historia hasta sus expresiones artísticas. En las siete salas que conforman este eje de la colección conviven piezas de diversos formatos y materiales. Su riqueza muestra la pluralidad de técnicas como cerámica, tallado en piedra, labrado en hueso, fundido en oro y otros metales, así como fragmentos de pintura mural que en conjunto nos permiten conocer algunas características de la civilización mesoamericana”

El Museo Amparo se encuentra abierto con entrada gratuita en un horario de miércoles a lunes de 11:00 a 17:00 horas.

PCL

NOTAS MÁS VISTAS