Barrio de la Unión, la prostitución y la fama de Tampico que atrajeron al turismo

Cultura

Los excesos trajeron consigo una gran cantidad de riñas y muertes, tanto que el gobernador interino de Tamaulipas, Emilio Portes Gil, mandó una carta al entonces Presidente de la República Plutarco Elías Calles.

American Bar, en el Barrio de la Unión en Tampico.

Anahy Meza

Por décadas, durante el auge comercial, Tampico fue la cuna de la prostitución de lujo, mercado negro reconocido hasta Europa, que radicada en el extinto Barrio de la Unión, otrora zona de tolerancia de la "pequeña Nueva Orleans".

Existía una gran variedad de diversión durante el auge petrolero, una zona comercial y turística importantísima, con grandes casinos y salones, pero también bares, lo cual dio pie también muchos delitos que le dieron una popularidad negativa, tan grande que llegó a oídos del entonces Presidente de la República.

Un boom

En 1914 comenzó el auge petrolero en la zona, en ese tiempo llegaron varias compañías extranjeras y se asentaron, con ellas también vinieron sus directores y administradores foráneos, y algunos obreros; en ese entonces había tanto dinero que se pagaba con monedas de oro, mexicanas o dólares.

Barrio de la Unión, zona de tolerancia en Tampico.


El dinero fluía para aquellos que se dedicaban a trabajar con el combustible, para entonces Tampico eran escasas 8 cuadras. Ya estaban las dos plazas, pero la ciudad prácticamente terminaba donde se ubicaba la Casa Mata, edificio que albergó hasta hace unos años al MILENIO y MULTIMEDIOS.

Miguel Ángel Hernández Zapata, investigador y cronista del colectivo Historias del Puerto, relata con la llegada de los extranjeros y el excedente del circulante, comenzaron a instalarse lugares de diversión para los varones que podían pagarlo; se abrieron, salones de baile, bares, casas de juego, prostíbulos, casas de cita y hasta antros donde se fumaba opio y se vendía droga.

Un mercado internacional

A la zona llegaron sexoservidoras extranjeras, mujeres muy bellas, que no vestían como cortesanas, gastaban gran parte de sus ingresos en atuendos elegantes. Sus servicios no sólo se limitaban al ámbito sexual, eran también de compañía para los caballeros, en aquel entonces había hasta obreros que se podían dar el lujo.

Así fue como nació el Barrio de la Unión, que dicen se ganó su nombre por la cantidad de personas de diferentes nacionalidades que ahí se juntaban, de lado y lado de la calle se instalaron los lupanares más elegantes, que iban a dar a una plaza, todos instalados en lo que hoy es el corazón de la colonia Del Pueblo.

Cartografía de Tampico 1873.

Los más populares eran el “Montparnasse" y el “Tívoli”, este último tenía como fachada una enorme cara de diablo, pero estos lugares se caracterizaban por el lujo exótico que había en su interior, así como sus grandes orquestas, con sus músicos vestidos con smoking, en aquel entonces Tampico baila al ritmo del charleston y la gran corrupción que dejaba importantes sumas de dinero a la policía y las autoridades permitían que la prostitución de lujo fluyera a caudales en esa zona.

Los excesos trajeron consigo una gran cantidad de riñas y muertes, la cosa se puso tan difícil que el gobernador interino de Tamaulipas, Emilio Portes Gil, mandó una carta al entonces Presidente de la República Plutarco Elías Calles, para contarle lo que estaba pasando y pidiendo su intervención, pero nada pasó, pues los negocios dejaban muy buenas ganancias y estaban tan ligados al auge petrolero que no se atrevieron a tocarlos.

La fama de la diversión que corría en Tampico llegó hasta Europa, hay escritos donde se describe el ambiente y la belleza de las damas, ellas podrían ser consideradas las pioneras de las scort en la época moderna. No había en México un lugar con tanta fama por su prostitución y buen ambiente en sus bares, cantinas, centros de baile y casas de juego como Tampico, donde inclusive varias veces llegó a tocar y cantar Agustín Lara.

Lo que no pudo hacer la autoridad, sí lo hizo la caída de la bonanza del petróleo en la zona después de 1925, así como los movimientos para expropiar el petróleo en México y la segunda guerra mundial, lograron la decadencia del Barrio de la Unión.

Algunas mujeres regresaron a sus países de origen, así que el principal atractivo del lugar se fue acabando, pero hubo quienes no se dieron por vencidos y entre 1942 y 43, reabrieron cantinas, centros de baile y casas de cita, pero en ese momento ya había más colonias asentadas en la ciudad, muchas personas llegaron a vivir al Barrio de la Unión, lo que generó muchas quejas sobre la manera de operar de estos antros, que por cierto ya no era de la misma calidad que los primeros, por lo que la situación se tornó peligrosa.

Colonia del Pueblo, Tampico, hoy.

En 1938 se habla por primera vez en desaparecer el Barrio y trasladarlo hacia Las Barandillas, ahí por lo que ahora se conoce como Colonias, pero no se puede, ya para entonces algunas chicas que habían trabajado antes en la prostitución se habían hecho propietarias de los negocios y sabían bien como operarlos.

En 1946 se anuncia la construcción del Centro de Salud, justo en la zona que le llamaban la plazoleta y comienzan el proceso para intentar acabar con estos centros, sin embargo las dueñas de los negocios comenzaron a ampararse y otra vez no las pudieron sacar, pese a que ya funcionaba cerca la primaria Niños Héroes.

Sin embargo con la inundación que provocó el ciclón Hilda en el 55 todos los planes quedan parados y por supuesto también mover la zona de tolerancia, hasta que en diciembre de 1957 por fin es inaugurado el Centro de Salud y en febrero de 1959 las autoridades deciden cerrar definitivamente las últimas casas entre ellas las más famosas, María de la O y Casa Lola, que por cierto tenían como propietarias mujeres que fueron las más combativas para evitar su clausura.

Muchas mujeres que ahí trabajaban ya estaban mayores y su atractivo físico ya no podía demandar gran cantidad de dinero a los clientes, así que deciden moverse a la zona de los mercados donde se funda la zona conocida como el Triángulo, dando origen a otro tipo de prostitución tolerada en la ciudad.

NOTAS MÁS VISTAS