¿Por qué fue especial el Super Bowl de 1990?

Se cumplen 31 años de una de los encuentros más memorables en la historia del Super Bowl y la razón fueron sus quarterbacks protagonistas

Super Bowl XXIV (AP)

Jimena Rodríguez

Nos trasladamos al Louisiana SuperDome en New Orleans donde casi 73 mil espectadores se dieron cita para presenciar lo que prometía ser una épica batalla entre dos de los mariscales más legendarios de la historia. Joe Montana lograba llevar por cuarta ocasión al SuperBowl a los 49ers de San Francisco, ya presumía tres anillos, mientras que John Elway había fallado ya en dos intentos en el máximo evento y esperaba que la tercera fuera la vencida.

No fue así. No solo la máxima leyenda de los Broncos volvió a perder en su tercera aparición en el SuperBowl, lo hizo por paliza. Llegaron con marca 11-5 a los playoffs, pero sin duda la de 14-2 de los 49ers en temporada regular y con estadísticas récord hacía que no hubiera duda en cual era la franquicia favorita a levantar el Vince Lombardi. Denver no pudo anotar ni en el segundo y cuarto cuarto, por lo que el marcador final fue 55-10 y San Francisco se convirtió en el primer equipo en ganar dos Superbowls consecutivos con distintos head coaches. Bill Walsh se había retirado en lo alto una temporada antes y el novato George Seifert había tomado el cargo.

A pesar de las lesiones a lo largo de la temporada, Joe Montana se llevó su tercer MVP en su cuarta conquista de Superbowl. Este equipo en particular fue catalogado por ESPN en 2007 como el mejor de la historia. Si tomamos en cuenta que tan solo en este encuentro se logró la marca de más puntos anotados por un ganador y la mayor ventaja de 45 puntos, se entiende la decisión. También fueron el único equipo en anotar 8 touchdowns en un Superbowl y al menos dos en cada cuarto. La edición XXIV fue especial por muchos motivos aquí descritos, los mariscales rivales y los récords, pero también por haber sido el último anillo de Joe Montana.



NOTAS MÁS VISTAS